miércoles, 28 de junio de 2017

FALSOS PROFETAS Mateo 7,15-20.


Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de los falsos profetas, que se presentan cubiertos con pieles de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
Por sus frutos los reconocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos?
Así, todo árbol bueno produce frutos buenos y todo árbol malo produce frutos malos.
Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo, producir frutos buenos.
Al árbol que no produce frutos buenos se lo corta y se lo arroja al fuego.
Por sus frutos, entonces, ustedes los reconocerán. (Palabra del señor)



Hay profetas de todo tipo , de esos que generan acciones buenas o malas entre la gente.

Hay algunos que son claros en sus palabras: profetas de odio, de venganza, de discriminación. Profetas anti familia, anti matrimonio, anti amor verdadero. Profetas de la mentira que enseñan a mentir o que minimizan  las consecuencias de la mentira. Profetas de la infidelidad. Profetas de la corrupción esos que dicen: robamos pero hacemos… hay profetas de la cosificación de los jóvenes, del vivir el momento nada más. Profetas de la vida lujosa sin esfuerzo. Profetas de vivir de arriba o a costa de otros y otras…

Esos profetas son claramente identificables. No les hace falta disfrazarse con piel de ovejas. Son así y lo muestran. Lo malo será seguirles. Quizás, no deberíamos analizar a esos profetas sino aquellos que lo siguen, por qué lo hacen, o que les pasa por sus cabezas.  De seguro, ninguno de nosotros anda detrás  de ellos.


El problema son esos otros profetas que realmente se disfrazan de ovejas y son malos lobos que terminan comiendo a los que lo siguen.
Entonces hay una relación muy grande entre el ser y el parecer de los profetas y hay un trabajo arduo para nosotros en el discernimiento.

Profetas que dicen querer a la gente, rezar por ella, sonreírle, conquistarla, gente que pastorea a gente, en quien se deposita confianza plena, terminan convirtiéndose en lobos feroces que se aprovechan de la confianza, de la falta de cultura a veces, que destruyen, que mandan destruir, que dejan heridas muy profundas que duran toda la vida.

Jesús nos ayuda a discernir. Dice que por los frutos serán conocidos. O sea profetas que dicen una cosa y en su vida la cumplen o lo son primeros. Profetas que anuncian el amor y que son amor, dan amor, construyen su vida en base del amor.

Los frutos son los verdaderos argumentos que conquistan.  Quizás tenemos experiencias de profetas cuyas palabras mueven, que invitan seguirle, etc, pero cuando te acercas a ellos , son imposibles de antipáticos, soberbios, creídos, que se proclaman a ellos más que a Jesús o su palabra, que viven del agradecimiento constante de la gente que los venera y los pone en un altar.

Más hoy, con tanta profusión de mensajes, videos, frases bonitas, o palabra de tal o cual, es bueno aprender  a discernir, si esos mensajes llegan realmente de la persona que dice el texto ( el Papa dijo… capaz que ni lo dijo),  si son mensajes que nos traen paz, si realmente son de profetas buenos o disfrazados de ovejas que quieren  viralizar para ganar otra cosa que lo que dicen querer.

Buena jornada para todos. Que aprendamos a ver los frutos para darnos cuenta donde están los verdaderos profetas que ayudan al alma, que la llevan por buen camino, que son sinceros, que hacen lo que dicen.

Que Dios bendiga nuestro día.

martes, 27 de junio de 2017

LA PUERTA ESTRECHA Mateo 7,6.12-14.



No den las cosas sagradas a los perros, ni arrojen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes para destrozarlos.
Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.
Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí.
Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran. (Palabra del Señor)


Palabras duras las de Jesús. Él, que nunca discriminó a nadie, que nos mandó a evangelizar a todo el mundo, que fue amable con todos, que se detuvo ante el peligro hacia los demás, que no dudó en detenerse frente a leprosos o endemoniados, que habló del samaritano como alguien que amaba, hoy nos dice: no den las cosas sagradas a los perros ni arrojen perlas a los chanchos…y se refiere a los impuros, a los que difícilmente puedan algún día entender el mensaje porque están cerrados en sus paredes de indiferencia, de terquedad hacia Dios y sus cosas…

Pero también se refiere a nosotros y nuestra búsqueda y relación con las cosas santas.

Hay un autor alemán que falleció en los campos de concentración fusilado en el año 1945, Dietrich Bonhoeffer, que hablaba ya en ese tiempo de una gracia barata y de una gracia cara. Muchas veces nosotros nos quedamos con una gracia barata. Parafraseándolo, encontramos elementos para diferenciar en donde estamos parados.


La gracia barata es la que no nos cuesta conseguir, la que justifica todo, la que redime en seguida sin dolor de los pecados, es la que no nos hace asumir el error, la que confía siempre en la misericordia de Dios y por eso hace lo que quiere, juega con lo que quiere, está siempre en la delgada línea de lo bueno y lo malo, transando con uno y con otro, en decir si señor yo te sigo y exponerse a una vida de gracia light, sin compromisos, siendo bueno de día, y arriesgando la gracia de noche, es creer que  la confesión es como una boletería para seguir comulgando, es jugar con el espíritu Santo del cual somos templo, es arriesgar nuestra integridad por la adrenalina de la trasgresión, es creer que ser de Cristo es lo mismo que ser del mundo y que podemos transar con el mundo para poder ser de Dios, es dejarnos ganar por los criterios mundanos y justificar todo, incluso siendo cristianos de misa frecuente, hasta el aborto o la pena de muerte.

La gracia cara es, dice el autor , el tesoro oculto en el campo por el que el hombre vende todo lo que tiene; es el reino de Cristo por el que el hombre se arranca el ojo que le escandaliza; es la llamada de Jesucristo que hace que el discípulo abandone sus redes y le siga.

La gracia cara es el Evangelio que siempre hemos de buscar…
Sobre todo, la gracia es cara porque ha costado cara a Dios, porque le ha costado la vida de su Hijo  y porque lo que ha costado caro a Dios no puede resultamos barato a nosotros.

La gracia cara es la gracia como santuario de Dios que hay que proteger del mundo, que no puede ser entregado a los perros; por tanto, es la gracia como palabra viva. Es la que pide lucha, esfuerzo personal para ganarle a la pereza, a la falta de ideales. Es la que nos pide un proyecto de vida que ilumine mi vida y la de los demás. Es la que nos hace héroes en un mundo que va en un mismo sentido haciéndonos creer que por eso, va en camino correcto y nos obliga casi a aceptar sus leyes y códigos.

Por eso , esa gracia que es cara, que está reservada para nosotros, nos exige adelgazar para poder entrar por la puerta estrecha. Hay puertas de 1 metro o un metro veinte. Hay puertas más angostas y puertas sumamente angostas esas por las que uno entra de costado. Y cuando más gordo está uno, más cuesta entrar. Creo, que , buscando y anhelando esa gracia cara, deberíamos adelgazar de soberbia, de orgullo, de ira, de pasiones desordenadas, de mentiras de falta de compromiso, de relativizar todo incluyendo lo barato que consideramos la vida de gracia.

Será cuestión de hacer una buena dieta para poder merecer y adquirir esa gracia  cara que realmente vale la pena porque es la misma vida de Dios en uno. Y con Él, somos mayoría aplastante.




Buena jornada para todos, Dios bendiga nuestro día.

lunes, 26 de junio de 2017

NO JUZGUEN PARA NO SER JUZGADOS Mateo 7,1-5.









Jesús dijo a sus discípulos:
No juzguen, para no ser juzgados.
Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes.
¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?
¿Cómo puedes decirle a tu hermano: 'Deja que te saque la paja de tu ojo', si hay una viga en el tuyo?
Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. (Palabra del Señor)


Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:
- “¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...”
Sócrates lo interrumpió diciendo: -“¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?-
-“¿Los Tres Filtros...?”
-“Sí” - replicó Sócrates. El primer filtro es la VERDAD. –“¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?”
-“No... lo oí decir a unos vecinos...”

-“Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es la BONDAD: ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?”
-“No, en realidad no... al contrario...”
-“¡Ah!” - interrumpió Sócrates. - “Entonces vamos al último Filtro. ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?”
- “Para ser sincero, no.... Necesario no es.”

- “Entonces - sonrió el sabio - si no es verdadero, ni bueno, ni necesario... sepultémoslo en el olvido...” 

¿Tenemos algo que decir a otra persona?... Recordemos pasarlo por la VERDAD, la BONDAD y la NECESIDAD antes de decirlo. 





Son lecciones que todos debemos aprender y concientizar todos los días.
Somos muy propensos a juzgar a los demás, que si se visten así, que si son así, que tienen estos defectos (generalmente distinto de los defectos nuestros), que miran de esta manera, que no se sonríen, que sonríen mucho, que si sus hijos son así, que si dijo esto o aquello… somos fáciles de juzgar, fáciles para llevar el chisme, para destruir la vida de la persona, hacerlo quedar mal delante de los demás. Cuando alguien alaba a alguien en una conversación, parece que nos pone en alerta y decimos: ah, es que vos no sabes lo que… y desprestigiamos, y juzgamos y hablamos mal.

 
El Papa Francisco en una de las tradicionales homilías, decía que
"La charlatanería es hacerse daño unos a otros. Hago que el otro descienda y me siento grande, eso no va",
"Es un poco el espíritu de Caín: matar al hermano con la lengua, ­matar al hermano…
el chisme, dijo , se presenta de tres maneras :  Una es la "desinformación", el decir verdades a medias, sólo la verdad que nos es conveniente.

la "difamación" cuando una persona de verdad tiene un defecto o cometió un error, contarlo, hacer de periodistas, la fama de esta persona queda arruinada".

"Y la tercera  es la calumnia: decir cosas que no son ciertas. ­Eso es directamente matar al hermano. Las tres. Desinformación, difamación y calumnia, ­son pecados. ­Es dar una cachetada a Jesús en la persona de sus hermanos"…

Para nosotros que somos cristianos , seguidores de Jesús, seguidores de su Palabra, que luchamos cada día por parecernos en algo a Él, esto que nos dice hoy el evangelio, nos debe hacer repensar nuestras conversaciones, nuestros juicios, nuestra forma de considerar a los demás.

“Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines.” Dice un proverbio  siux.
Y nosotros muchas veces no lo ponemos en práctica, sea porque somos dañinos, es decir queremos hacer mal, sea porque , tener información es sentirnos con poder entonces hablamos de más de una persona,  sea porque tenemos cierto complejo que nos hace envidiar lo que la otra persona es o tiene y nos sentimos seguros difamando o calumniando…

Habla cuando tus palabras sean más dulce que el silencio, dice esas frases que llenan el alma y nos hacen pensar.

 Hoy será un buen día para mirar la astilla que se clavó en el ojo, limpiar lo nuestro, antes que meternos en la vida de los demás… mañana también será un día conveniente para hacer lo mismo.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

sábado, 24 de junio de 2017

NATIVIDAD DE JUAN BAUTISTA Lucas 1,57-66.80.


Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre;
pero la madre dijo: "No, debe llamarse Juan".
Ellos le decían: "No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre".
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.
Este pidió una pizarra y escribió: "Su nombre es Juan". Todos quedaron admirados.
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.
Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea.
Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: "¿Qué llegará a ser este niño?". Porque la mano del Señor estaba con él.
El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel. (Palabra del Señor)


"¿Qué llegará a ser este niño?". Porque la mano del Señor estaba con él.

Pregunta como consecuencia del misterio que había detrás de su concepción y nacimiento. Sus padres eran ancianos ya y sin embargo, llegó él, después de una promesa de Dios a Zacarías.
 
Y Juan fue el precursor, el que iba preparando el camino al Señor. Era la misión para la que vino a la tierra. Una misión que se encargó de cumplir incluso con su vida misma. Juan honró su vida.


Hoy, con Juan Bautista, nosotros también repasamos nuestra misión en la vida. ¿Será que somos producto de la casualidad nada más? O será que hemos sido pensados por Dios para algo grande y que aún no descubrimos?


Hay muchos que ya lo hicieron.

Será mi lema siempre más alto…para algo grande yo nací, dice el himno palestrista, recordando la misión sobre la tierra.

Lo vi personalmente en muchos chicos, a veces salidos de entrañas de familias destruidas o sin padre , que los abandono en el momento posterior a la concepción, hijos de madres que lucharon solas en la vida, hijos de buenas familias, o de familias no tan buenas, que han nacido como un hijo más, que sin embargo, surgiendo a veces como flor de loto, esa que crece en aguas lodosas,  han reconocido el llamado de Dios, han destruido el destino fijado de ante mano ( padres golpeadores: hijos golpeadores, padres violadores: hijos iguales, padres alcohólicos: hijos alcohólicos)  y han llevado a cabo su misión en la vida.

¿cuál será nuestra misión? de todos y cada uno de nosotros , dijo el mundo al nacer: "¿Qué llegará a ser este niño?". Porque el día que nacimos, surgió una nueva esperanza, nació un nuevo Juan Bautista.



La primera lectura que leemos hoy, trae un texto del profeta Isais que dice así:
¡Escúchenme, costas lejanas, presten atención, pueblos remotos! El Señor me llamó desde el seno materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre.

Y al final de lo que leemos hoy dice:

Y ahora, ha hablado el Señor, el que me formó desde el seno materno para que yo sea su Servidor, para hacer que Jacob vuelva a él y se le reúna Israel. Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza.
El dice: "Es demasiado poco que seas mi Servidor para restaurar a las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue mi salvación hasta los confines de la tierra".

¡¡Vaya misión!! . Descubrirla y darnos cuenta cual es la parte que nos corresponde en la vida, puede llevar tiempo pero nos da libertad, alegría, y saber que estamos encaminados en ese bendito plan de Dios que quiere que sea feliz con lo que soy.


Quizás nos falte saber donde debo ser luz, y donde debo ser como Juan Bautista que predicó en el desierto. Hoy nuestros desiertos  son las “mentes cerradas y los corazones duros” como dice el Papa Francisco. Hoy tenemos desiertos por todos lados , hoy hay mucha oscuridad a la que se nos pide alumbrar. Quizás este mensaje sea para cada uno en particular para darnos cuenta que debemos ser profetas, que debemos alumbrar, poco o mucho, que debemos ser luz para nuestra nación, nuestro mundo pequeño de un metro cuadrado, pero tenemos la casi obligación de ser luz para los que nos rodean.

El mundo dijo cuando nacimos:
"¿Qué llegará a ser este niño?".

Hoy , cada uno puede dar la respuesta, con sus manos llenas de  amor.

Qué triste  debe ser llegar a viejo
con el alma y las manos sin gastar
qué triste integridad la del pellejo
que nunca se jugó por los demás!

Dice una canción del padre Julián Zini

Que Juan Bautista  de luz a nuestra vida y nos ayude a cumplir con lo que la historia nos reclama, con lo que el Plan de Dios quiere y que seamos profetas del nuevo desierto y luz en nuestro mundo.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

viernes, 23 de junio de 2017

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Mateo 11,25-30.


Jesús dijo:
"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños.
Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar."
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.
Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio.
Porque mi yugo es suave y mi carga liviana." (Palabra del Señor)


Dice la fábula, que dos ranitas un día, cayeron sin querer en un balde que el granjero había olvidado cerca del establo y que aun guardaba abundante  leche de tu tarea diaria de recoger la misma de las vacas de lugar.



Al principio las ranitas no comprendían qué había sucedido, incluso encontraban divertida la situación. Pero pronto se dieron cuenta que aquello se estaba convirtiendo en una trampa: por mucho que se esforzaban por salir del cubo, las paredes metálicas eran demasiado lisas y el borde quedaba demasiado alto. Y así lo único que podían hacer era nadar y nadar para no ahogarse en la leche.

Pero el tiempo pasaba y el cansancio se apoderaba de ellas. ¿Te has dado cuenta de que nunca vamos a salir de aquí?, le dijo la ranita mayor a la más joven. Nuestras patitas no podrán soportarlo mucho tiempo y me temo que nunca saldremos de ésta. Moriremos aquí.

No importa, respondió la otra ranita. No podemos hacer otra cosa que nadar. Nada y no te lamentes. Conserva tus fuerzas.

Y las ranitas siguieron nadando y nadando  sin descanso. Al cabo de unas horas, la ranita mayor volvió a quejarse: Nunca saldremos de aquí, éste será nuestro final. Me duelen las ancas y ya casi me es imposible seguir nadando. En verdad ha llegado nuestro fin. A lo que la ranita pequeña respondió: Nada y calla; no pierdas la esperanza. Simplemente confía y sigue luchando.



Sacaron fuerza de flaqueza y siguieron nadando y nadando. Por poco tiempo, pues la rana mayor pronto cejó en el empeño y con apenas un aliento de voz susurró:

Es inútil. No tiene ningún sentido seguir luchando. No entiendo qué estamos haciendo, por qué he de seguir nadando. Nunca podremos escapar.

¡Nada, nada! ¡Sigue nadando!

Y aún reunieron fuerzas para nadar unos instantes más…, hasta que la ranita mayor, extenuada, abandonó y murió ahogada.


Y también la ranita más joven sintió la tentación de abandonar la lucha, de dejarse vencer y acabar con aquello, pero siguió nadando  mientras se repetía a sí misma: Nada, nada. Un poco más, sólo un poco más. Continúa nadando. 

Pero el tiempo pasaba y la ranita se sentía cada vez más débil.



De pronto, cuando ya no tenía fuerzas, y cuando ya el nadar, trabajar para salir, era casi una misión imposible, se abandonó a su destino. Pero sintió que no se hundía, que quedaba firme... y cayó en la cuenta que ¡Con el movimiento continuo de sus patitas la leche había empezado a convertirse en mantequilla!   La leche original ahora era manteca que le permitía descansar…




Hoy, es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Y nos pide que reposemos en él.: Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.



Cuando nadamos y nadamos y parece que no llegamos a ningún lado…cuando el cansancio de la vida se apodera y dan ganas de tirar todo… cuando nos cansamos de luchar porque algo o alguien cambie y sentimos que nuestras fuerzas menguan y decaemos en el propósito… cuando nos cansa  luchar porque nuestro pequeño mundo se llene de paz y ,parece, gana la venganza, el odio, la disputa…cuando la enfermedad parece ganarnos, el dolor es insoportable… cuando sufrimos por el hijo o la hija a la que no podemos llegar porque se aleja detrás de fantasías o de adicciones… tenemos el inmenso corazón misericordioso de Jesús que nos dice: ven a mí, reposa, mi yugo es suave y mi carga ligera. Si nos ofrece el yugo quiere decir que va con nosotros a nuestro lado, pechando para el mismo lado, haciendo fuerza para llevar la carga, mirando conmigo el mismo destino, como tenían los bueyes unidos por ese yugo que les facilitaba la carga porque el esfuerzo era parejo.


Uno de los milagros eucarísticos más maravillosos es el milagro de Lanciano, cuando aquel sacerdote, un poco descreído de la presencia de Jesús en la hostia, oficiaba una misa y comenzó a ver que el pan que consagraba se convertía en carne y el vino en sangre. Fue hacia el año  700. Y se conservó en esa forma desde entonces… en 1981 o sea casi 1300 años después, se hicieron los estudios más avanzados. Entre los resultados de aquella carne y de aquella sangre, cuya historia total sugiero leer, tenemos lo siguiente:

*La Carne es verdadera Carne. La Sangre es verdadera Sangre.


*La Carne y la Sangre pertenecen a la especie humana.

*La Carne está constituida por el tejido muscular del corazón. En la Carne están presentes, en secciones, el miocardio, el endocardio, el nervio vago y, por el relevante espesor del miocardio, el ventrículo cardíaco izquierdo.

*La Carne es un CORAZÓN completo en su estructura esencial.

*La Carne y la Sangre tienen el mismo grupo sanguíneo (AB).




Si. Del corazón. Podría haber sido un musculo del brazo para indicarnos fuerza. O de la pierna para indicarnos el movimiento que debemos tener. O de la cabeza para darnos a entender nuestra inteligencia… pero no, ES DEL CORAZÓN. Corazón bendito, santo y fuerte de Jesús que hoy nos abraza y recibe a todos, los afligidos, los cansados, los niños, los jóvenes los que se refugian en él, los que quieren amar como él.


Buena jornada para todos. Feliz día del Sagrado Corazón de Jesús.

jueves, 22 de junio de 2017

PADRE NUESTRO Mateo 6,7-15.



Jesús dijo a sus discípulos:
Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados.
No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan.
Ustedes oren de esta manera: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre,
que venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido.
No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal.
Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes.
Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes. (Palabra del Señor)


Cantidad y calidad… pocas palabras que dicen mucho.
Si, es una oración que la decimos casi mecánicamente, de memoria…pero encierra tantas verdades que vale la pena desmenuzar ,  por lo menos hoy, para que , cuando la digamos, pongamos el alma, para que el alma se transforme, se movilice, crezca, cambie…


Padre… o sea le decimos padre. No es un abuelo chocho que malcría a sus nietos. Es un padre que ama, que bendice, que ayuda, presente, pero que también pone límites, corrige, da valores.

Nuestro… entonces nos decimos hermanos, si el PADRE era el palo  vertical de la cruz, el NUESTRO es el horizontal. Si soy hermano, no debo ser agresivo, indiferente, ajeno a mi hermano. Si digo nuestro, digo soy hermano tuyo, entonces te miro, te cuido, te enseño, te quiero.

Que estas en el cielo… si, allá donde quiero llegar, pero también hay cielo donde estas vos, porque, Padre, sos amor y donde hay amor hay cielo, estas en el amor verdadero de mi vida, en el amor desinteresado, que perdona, que sirve, que cuida.

Santificado sea tu nombre…que nunca salga de mi boca un insulto, un agravio hacia ti o tus obras, que siempre santifique tu nombre en mis hermanos, en la naturaleza, que la cuide, que la respete. Que cuide tu nombre en mi hermano que camina esta vida conmigo, que cuide tu nombre en la persona del mercado, de la calle, del club, de la tribuna. Que nunca discrimine ni con mis palabras ni con mis pensamientos. Que pueda hacer de mi metro cuadrado un lugar donde Dios este en primer lugar en orden de valores, primer lugar en los proyectos, en la profesión.


Venga tu reino…si, el amor, la justicia, la verdad, la paz. Ese reino que venga y quiero ser apóstol para lograrlo, que no necesariamente significa estar golpeándome el pecho todo el día. Significa testimoniar con mi vida que se puede, que me las juego porque haya más de esto en mi mundo, porque creo en él, y creo que es la mejor opción en un mundo de corazón de piedra.

que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo… ¿quieres que sea feliz , verdad?. Bueno, revisaré el camino todos los días para llegar a serlo. Aunque si la meta es la felicidad, también el camino lo es. Disfrutaré de ese camino a diario, viviré con los pies en la tierra pero los ojos en el cielo, reiré más, seré simpático, alegraré la vida de los que me rodean, gozare de cada pequeño minuto que vivo,  entonces llegar a la meta será una consecuencia.

Danos hoy nuestro pan de cada día… me das la voluntad, la inteligencia, me das las fuerzas. Que ese pan sea consecuencia de mi lucha diaria. Te pido cuando falten fuerzas, voluntad, me levantes, me sostengas. No te pido mana que cae del cielo, ni ganarme la lotería, ni conseguir dinero fácil sin trabajar. Te pido que no falte el trabajo que me dignifica, que honre mi vida, que cree, que sea creativo, que nunca me deje ganar por la pereza.

Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido…. Haré el esfuerzo por perdonar, pero me debes ayudar Señor, soy muy duro a veces, porque también, debo decirte que me hiciste así. Por eso te pido ayuda. Y cuando ya crea que he perdonado, que pueda decir:
Cuídame, como cuido a los que cuido…enséñame, como enseño al que no sabe… ámame, como amo a todos incluyendo a los que me hacen daño…

No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal… si te pido que no nos dejes caer en la tentación, haré el esfuerzo por no exponerme a ella. Si te pido lo que te pido, no tramaré como copiar en un examen, como evadir mis responsabilidades… no me meteré en lugares que atentan contra la vida de fe o de gracia. Dejaré algunas cosas que me esclavizan, bloqueare publicaciones que llegan a mi celular o computadora que me traen la tentación, es decir, haré lo de mi parte para que vos, Señor, hagas la tuya que te pido hoy.  Existe el mal, disfrazado por supuesto. Te pido claridad para diferenciar el bien del mal. Que tenga sabiduría para reconocer la diferencia. Que no crea que todo lo normal, es bueno.

Diré amen, así sea, y trabajaré para que eso pase.

Solo, por hoy pondré más atención en estas palabras del PADRE NUESTRO… mañana, será otro día donde diré lo mismo, es decir: solo por hoy pondré más atención en estas palabras del PADRE NUESTRO…



Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día 

miércoles, 21 de junio de 2017

DIOS VE EN LO SECRETO Mateo 6,1-6.16-18.


Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha,
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (Palabra del Señor)

Practicar la justicia delante de los hombres, esto es, las buenas obras que nos hacen justos a los ojos de Dios. Por supuesto que nos puede pasar de hacerla frente a los demás por determinadas circunstancias, pero siempre lo que vale es lo del corazón, a quien quiero beneficiar, a mis hermanos, donde vive Dios, o llegar a Dios cuando oro, o ayuno, o , tanto en la caridad, en la oración o el ayuno, a mí, pero no como un beneficio pedido sino como el beneficio que me dan los otros cuando me ponderan, alaban, ponen en altares de grandeza.

Una vez hablando con mi director espiritual de joven, ante la duda si lo que hacía, lo hacía por Dios, por “quedar bien”, por no decir que no, por recibir alabanzas, (en ese tiempo ayudaba mucho en las liturgias) me dijo: fíjate en las flores del altar…¿hacia dónde miran? – hacia la gente, le dije…  ese día el altar estaba lleno de flores blancas maravillosas, que adornaban cada rincón y daban una sensación de vida, de primavera, de alegría, única.
-bueno, no seas flor de altar que deberían mirar al altar donde están a los que enaltecen, hacia el Señor,  y en vez, miran a la gente… lindas , maravillosas, pero dan la espalda al que embellecen…

Hoy, con tanta profusión de redes sociales, está la tentación de publicar todas nuestras buenas acciones para que el mundo nos llene de like . estamos en la cultura del “me gusta”, de la foto de instagram donde a  cada foto, recibo comentarios y like que llenan el alma…el anterior, el fotolog, que permitía un numero de like y que luego había que cambiar la foto, y muchos adolescentes se desesperaban por llegar a ese número porque los hacía más populares… así vivimos. Y cuando no hay los likes que me gustan, vienen la depresión, la angustia, el temor a quedar fuera del gusto de los demás.

A muchos cristianos les pasa esto. Tiene la necesidad de publicar sus buenas obras, sus buenas acciones, y recibe miles de like… y todo eso ayudado por ese grupo de gustadores que le quitan el premio del cielo, y que esperan , parece , con el dedo listo para comentar, para alabar, para llenar de “me gusta” cada una de sus publicaciones…


Eso, diría Jesús, ya es la paga… busquemos, mejor, lo secreto, lo escondido, allí donde reside Jesús, donde el que premia,  es Jesús.

Ya lo decía el Principito: lo esencial es invisible a los ojos…. Si vivimos desde el corazón todas nuestras acciones, aunque ellas no tengan la pomposidad de las grandes obras de caridad o de ayuda solidaria, aunque sea que ayudo a una persona, a progresar, a estudiar en la universidad, a uno que viene a pedir a casa, eso, que  queda registrado en el libro de Dios, tendrá su paga en el cielo, aunque ya en la tierra nos den algún que otro mimo de agradecimiento…

Mi padre que ve en lo secreto lo dice después de cada ejemplo de la limosna, la oración o el ayuno, mi padre recompensa y sabemos que esa recompensa en demasiado generosa y que viene  por el ciento por uno, aunque ver el rostro de un niño al que se ayuda, un joven que progresa, un anciano que sonríe, un  matrimonio que se salva, un noviazgo que se consolida, eso ya es un anticipo de lo generoso que es Dios para con nosotros.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

martes, 20 de junio de 2017

AMAR A LOS ENEMIGOS Mateo 5,43-48.




Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores;
así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo. (Palabra del Señor)



Mientras leía este evangelio, pensaba que en este momento, la lluvia generosa y llena de vida, está regando campos de los grandes cocaleros , que producen  coca para ser luego cocaína… o esta regando campos de adormidera que será utilizada en la fabricación de opio…o esta regando campos de patrones de la droga que tanto daño hacen. O el sol alumbrará el momento de descanso de los fabricantes de paco al salir de sus “cocinas”… hace caer la lluvia sobre justos e injustos, hace salir el sol sobre buenos y malos..

 Dios, según nuestra mirada humana, debería arrasar con fuego todos esos cultivos o poner nubes grises sobre aquellos que hacen daño, pero no…



 ¡qué difícil es para nosotros, humanos comunes, ser buenos y amables, ser generosos y simpáticos con todos, con los que son de nuestro agrado, con amigos, con seres queridos, y con los que nos hacen daño, nos humillan, nos ignoran, nos destruyeron la integridad de niños, nos mataron la ilusión, nos traicionaron, nos agredieron.


Pero, lo que Jesús parece pedirnos es que no seamos esos “humanos comunes u ordinarios” sino que seamos  extraordinarios, es decir diferentes


 El evangelio siempre está agitando olas. Cuando nos sentimos sentados en nuestro sillón preferido, en nuestro ambiente de confort, algo parece sacudirnos para decirnos cosas nuevas y pedidos de ser extraordinarios.
Para más, termina con esa frase “sean perfectos como lo es el padre celestial”… ¡a nosotros que somos tan imperfectos!.

Para ser así de perfectos, a las imperfecciones en el amor que tratamos de corregir a diario: buscar el bien del otro, no hablar mal del otro, compadecerme del hermano, etc etc, la perfección la lograremos con el perdón y el servicio.

Parece fácil pero no lo es tanto. Amar a nuestro enemigos, es perdonarles y servirles.


Ahí estaba tirado Él, sobre ese madero filoso, duro, astillado y cruel. El soldado tomo el pulso de Jesús, lo apoyo sobre el madero horizontal y comenzó a clavar fuertemente como si fuera un clavo en alguna pared. La sangre saltaba sobre cada pedacito de aquel espacio, y dolía. El cuerpo de Jesús se retorcía de dolor, y lo hizo una y otra vez con cada una de sus brazos. Y en medio de los martillazos Jesús, decía “padre perdónalo… “… y los justificaba diciendo “nos sabe lo que hace”… ¿Qué no sabe? Diríamos nosotros, sabe bien que está lastimando al tipo más bueno sobre la tierra, al que menos se merece, que injusto que es todo esto… Él, decía otra cosa y eso que venía de latigazos, escupido, maltratado, coronado con espinas, y que apenas pudo llegar hasta ahí…


Eso mismo pide que hagamos. Contra aquellos que nos lastimaron levemente y que sin embargo quedaron marcados a fuego en nuestra conciencia, como aquellos que lo hicieron gravemente y los que aún lo siguen haciendo, constituyéndose en enemigos nuestros porque no nos dejan en paz.


Para nosotros es casi imposible. Pero contamos con Él, para poder amar a todos. Sin Dios es imposible, con Él, todo es posible, sobre todo cuando se trata de perdonar como forma grandiosa de amar a nuestros enemigos.

Por eso es, que ser de Cristo es ser extraordinarios, porque nos pide un extra a nuestra vida ordinaria de todos los días, porque debemos mirar de mejor manera a todos, porque debemos amar a todos sin excluir a nadie. Porque vive agitando las olas y sacándonos de nuestra zona de confort y comodidad, porque nos pide ser perfectos, como Él, pero con Él.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

lunes, 19 de junio de 2017

OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE Mateo 5,38-42.


 
Jesús, dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado. (Palabra del Señor)



Lamentablemente, hay casos, en que parece, hemos vuelto a la ley del Talión. Era una ley del derecho romano, ojo por ojo, diente por diente, es decir se castigaba con el mismo daño que se había  hecho al otro. Peor aún, hoy, en muchos casos, la venganza suele ser peor que el daño, y no solo es el ojo o el diente sino que  se cobra con la vida. Hay una exagerada dosis de violencia, de odio, de apuro, de nerviosismo. Un increíble comportamiento de jungla donde aún prevalece la ley del más fuerte.  Aumentado por supuesto por el consumo de alcohol o drogas que saca lo peor de uno, que  quitan el pudor natural o la tranquilidad habitual y le hacen un ser sumamente violento que se las agarra  incluso contra los que más quiere o , bueno, eso dicen al menos. Gritos para imponer lo que uno piensa, anonimato de redes sociales que permiten decir absolutamente todo lo que uno quiera, de mala manera, insultando, destruyendo… hay una gran dosis de violencia alrededor nuestro.


El “pero yo les digo”, se lo dijo a ese grupo de seguidores más profundamente cercanos y guerreros del nuevo mundo, un mundo justamente donde la guerra sería dada no con armas, sino con la palabra, el diálogo, la paz…nos lo dijo a nosotros…

Quizás nosotros podamos seguir este ejemplo:

__________________________________________

Un importante empresario gritó al director de su empresa, porque no le había hecho llegar a tiempo la información que requería con urgencia. El director llegó a su casa y al ver sobre la mesa un abundante almuerzo gritó a su esposa, a quien acusó de estar mal gastando innecesariamente su dinero. 

Su esposa mortificada por la ingratitud de su esposo, que no era capaz de reconocer el esfuerzo por tenerle un buen almuerzo, gritó a su vez a la empleada de servicio doméstico porque en ese momento rompió un plato. 

La empleada, a su turno, se desahogó con el perro al que le dio un puntapié por cruzarse en su camino.

 El perro con su rabia contenida salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por el frente de la casa, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta. 

Esta señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida. 

Cuando un joven médico le aplicó la inyección, la mujer lo gritó, tachándolo de incompetente porque se la aplicó con dolor. 

El joven médico al llegar a su casa y encontrar en la mesa una comida que no era de su agrado, gritó a su madre quejándose de no encontrar un alimento de su gusto en la cena. 


Su madre,  acarició los cabellos de su hijo diciéndole: – "Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Te perdono por que debes haber tenido un día difícil. Tú trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a ser más cuidadosa y te llevaré un té a la cama para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor". 

Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos… 

En ese mágico momento, el hijo recapacitó por haber sido injusto con su madre y se interrumpió así el círculo del odio, porque se estrelló con la tolerancia, la dulzura, el perdón y el amor.
__________________________________________


Alguien  tiene que tener la capacidad y el poder de decir:¡¡BASTA!!... y lo que pasa por uno, triturarlo para no seguir con ese círculo de odio o mejor dicho con esa espiral de odio que sabemos dónde comienza pero no sabemos dónde termina.


Por eso, es increíble ver como hijos golpeados por sus padres o violentado en toda forma, pueden con el tiempo construir sus propias familias, sanas, fuertes, donde reina la paz, donde hay dialogo, donde hay atención hacia los hijos, dedicación a ellos, amor. ¡Rompieron el circulo de odio!.y demostraron que SI SE PUEDE.

O muchos jóvenes que fueron descartados por la sociedad, ignorados, maltratados, o fueron consumidores de droga , hoy son de esos que se dedican a ayudar a los demás ¡rompieron el circulo de odio!

Por eso, y siguiendo con el cuento, ¿con quién me identifico? ¿Soy de los que llevan el odio contenido a donde vamos? O ¿somos como esa mamá que rompe todo y comienza una espiral de bondad infinita que termina junto al Señor?


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día




sábado, 17 de junio de 2017

SI, ES SI...NO, ES NO Mateo 5,33-37.




 Jesús dijo a sus discípulos: 
Ustedes han oído también que se dijo a los antepasados: No jurarás falsamente, y cumplirás los juramentos hechos al Señor.
Pero yo les digo que no juren de ningún modo: ni por el cielo, porque es el trono de Dios,
ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la Ciudad del gran Rey.
No jures tampoco por tu cabeza, porque no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos.
Cuando ustedes digan 'sí', que sea sí, y cuando digan 'no', que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno. (palabra del Señor)


¡¡te lo juro por Dios, te lo juro por Dios!!... y dos besos al dedo índice, uno con el dedo horizontal, el otro, con el dedo vertical… así expresaba un chico la necesidad de que le crean. Es que debía invocar a Dios, porque era algo increíble lo que decía, realmente increíble, y para darle verosimilitud, hacía el gesto casi universal de afirmar lo dicho… y en el mundo nos hemos acostumbrado así, que no creemos y no nos creen. A veces por haber mentido antes, a veces porque el mundo es demasiado escéptico.

Hace unos días vi un video hecho con una cámara de seguridad en una esquina cualquiera  de un país muy populoso del mundo. Atropellaban a una mujer que caía en el pavimento, ante la indiferencia de todos, y luego , un segundo momento en que de nuevo la pisan con consecuencia fatales ¡¡ante la indiferencia de todos, peatones, motociclistas, automovilistas que seguían su vida como si nada… y se preguntaban las causas de tanta indiferencia y una de las respuesta es porque la gente no cree que sea real y que muchos creen que es una “actuación” para que se detengan y robarles…


Cuántas veces, actuando como buenos samaritanos, nos pasó de que hemos sido sorprendidos en la buena fe…

Cuántas veces hemos tenido la palabra de alguien que no cumplió con lo prometido… confiamos en su palabra…


Cuántas veces hemos dado la palabra y no la hemos cumplido…
Y llenamos de palabras bonitas, adornamos nuestras intenciones, pero al momento de cumplir nos damos con la realidad.


A veces uno ve el esfuerzo que hacen esos vendedores telefónicos, e incluso de instituciones, que al momento de ofrecerte el producto, te sonríen, te dan el asiento, te convidan un “cafecito”, o te llenan de elogios por lo buen cliente que eres, y nos dicen  que alguien pensó especialmente en ti para ofrecerte el producto que cambiará tu vida para siempre o el crédito que solucionará todo en tu existencia y bla bla… muchas veces resulta que el producto es un fiasco, que no te dijeron todo lo escondido en la letra chica, y que después cuando buscas a ese o esa simpática que te llenó de elogios, no lo encuentras por nada y solo te das con una computadora que te trata como tonto por haber confiado en ellos…


Más aún, hoy con tantos chat de whatsaap o facebook donde no damos la cara, donde no se nos ve el engaño al hablar o escribir…


Hemos perdido de a poco el sentido de la palabra. Esa que antes decían: mi palabra te basta… hoy si no firmamos un contrato donde está todo claro, donde no hay nada escondido, no estamos seguros, y ni aun así, porque en nuestra patria, lamentablemente decimos: “hecha la ley hecha la trampa” o sea siempre estamos sujetos a mentir o recibir mentiras…

Por eso Jesús nos dice hoy: cuando digas si, que sea si, cuando digas no que sea no.. Así de simple. Y ¡¡qué bien le vendría al mundo escuchar estas palabras de Jesús!!

Si , a los compromisos asumidos, si,  a lo prometido, si , a las decisiones tomadas después de discernir bien, si, al amor que prometí en las buenas y en las malas, si, en la profesión que elegí y de la que me enamoré algún día, si , a la familia que formé y a la que debo engrandecer siempre y no agotar mis modos de amar y de crear nuevas oportunidades. Si , al pequeño o gran compromiso comercial que hice, si,  a la mano tendida, si,  al apostolado en que estoy, si a Jesús al que le dije: yo te sigo, si a la vida que tanto requiere de uno.


No a los valores negativos o anti valores…no , a la intromisión de valores culturales que hacen mal a mi familia. No a los medios de comunicación que nos traen  el cambiante mundo del si y no sin firmeza…

Que cuando de nuestra boca salga NO, que sea no. Cuando de nuestra boca salga SI, que así sea. Y no andemos jurando por los ojos, los hijos, los “viejos”, o Dios porque así nuestra boca también hablará de una persona sin compromisos sólidos en su vida.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día