domingo, 26 de julio de 2009

imposible escapar de tu amor


Hoy te volví a ver…
Estabas más linda que nunca…
Tu sonrojada piel parecía que resplandecía al verme…
El niño en tus manos, parecía mover sus pies de alegría , sonreír con mi vuelta.
Vi tu mirada serena y dulce, que por milagro divino
Parecía mirarme y complacerse con mi presencia…

Que madre que sos…
No hubo reproches en tus ojos… solo hubo alegría.
No hubo olvido en tu mirada… solo hubo presente eterno.
No hubo indiferencia hacia mi…solo hubo gozarte con mi regreso.

Madre, auxiliadora mía… qué me hace amarte tanto?
Que me hace recordar tu mirada y sonreír y llorar al mismo tiempo?
Que me hace volver, siempre volver y sentirme como niño al lado tuyo?

Hoy sentí a la madre, sentí a la compañera de camino.
Sentí a la dulce doncella que con valentía me enseño a vivir.
Hoy te sentí cerca aunque yo estaba medio lejos,
Hoy te sentí aquí, a mi lado, o mejor aquí en mi corazón,
Y yo me sentí acurrucar para sentir tus caricias.

Gracias mamá, porque estás y estarás… y porque a pesar de la distancia, de las personas,
Del dolor, del sufrimiento, porque a pesar de la vida dolorosa y sacrificada,
Me diste el consuelo de que SIEMPRE, pero SIEMPRE…estarás, como al pie de mi cruz, con tu mirada serena, limpia, y eternamente joven.
Publicar un comentario