jueves, 9 de julio de 2009

mujeres sacerdotes?

Estaba leyendo un artículo de la revista Didascalia escrito por Pedro Casaldáliga. Haciendo mención a un comentario del Cardenal Martini, comienza una serie de pensamientos “locos” de “sueños de otra Iglesia posible”…
En un párrafo dice así: “haremos de la corresponsabilidad eclesial la expresión legítima de una fe adulta. Exigiremos, corrigiendo siglos de discriminación, la plena igualdad de la mujer en la vida y en los ministerios de la Iglesia…”
Tengo que confesar que me quedé pensando un largo rato… y me surgieron un montón de preguntas…
¿Por qué la Iglesia que ha pregonado durante tanto tiempo la igualdad de derechos y obligaciones de hombres y mujeres, no permite que las mujeres ejerzan la plenitud de los ministerios? ¿Porque no pueden ser sacerdotes?
¿Por qué si la Iglesia ha luchado con tanto éxito en la no discriminación de la mujer, la discrimina al momento de ordenar sólo varones a sacerdotes?
En ese momento me vinieron todas las respuestas que alguna vez me dieron sobre este tema, pero que llegado el caso me doy cuenta que son muy tontas ¿o no?
Que Jesús buscó varones para que sean sus discípulos… ¿que haría Jesús si viviera hoy? ¿ A quien buscaría?...
A veces creo que esta respuesta y otras están dadas por una concepción machista de la vida en el que desgraciadamente están metidas también muchas de nuestras mujeres, porque por ejemplo a la pregunta de arriba quizá me contestarían:
Se le acercarían mujeres porque son las que entienden el mensaje de corazón a corazón, pero elegiría a los varones porque son más prácticos, más discretos, mas firmes en sus decisiones…
No querría tener problemas porque donde hay mujeres hay problemas: que me dijo , que me miró de esta manera, que no me saludó…
Que no querría tentarse porque las mujeres son motivos de tentación y perdición del pobre varón que en la mujer siempre está escondido el demonio…
Y tantas respuestas parecidas…
La pucha!!! Dieron la cara en el camino de la cruz cuando los “valientes” hombres se fueron a un costado… fueron mayoría al pie de la cruz cuando los decididos hombres tomaron la decisión de dejarlo solo… fue a las primeras que se les apareció y a las que no creyeron los “razonadores” varones…
Pero si hace tiempo que la Iglesia viene trabajando en el sentido de que ellas tienen una inteligencia distinta de los varones, que todo lo que les pasa les pasa porque Dios las hizo así.
¿Que la Iglesia se llenaría de problemas? Que hablarían mal de ellas… que las juzgarían por tantas banalidades… que pasarían tiempo en la peluquería y no en la parroquia… uuffffff…
Veamos: son muchas más las mujeres que responden al llamado del Señor a Seguirlas en alguna congregación… vivimos rezando que envíe obreros a la mies… ¿las mujeres no pueden ser obreras hoy? Vivimos rezando porque nos envíe “santos” sacerdotes… no podemos rezar de que nos envíen “santas” sacerdotes?.
¿Todos los sacerdotes cumplen al pie de la letra lo que juraron? Se pasan todo el tiempo en la parroquia? No, y no creo que sea necesario… ¿porque si debería ser necesario cuando son mujeres?
Que las mujeres no pueden guardar secretos de confesión? ¿Será? : Conozco muchos varones incluyendo curas que han contado sus penas buscando ayuda espiritual a algunas monjas y de ellas jamás ha salido nada, es más, han actuado como actúa una madre con sus hijos.
Que los varones se pueden tentar con una sacerdote… ¿pero no se tientan las chicas jóvenes con algún cura?... que al contarle cosas íntimas a una mujer se pueden unir afectivamente… ¿no les pasa lo mismo a las mujeres que cuentan sus problemas a los curas, problemas que a veces son tan íntimos como una discusión con el marido o como una disfunción sexual y que podría tentar al mismo sacerdote a dar un abrazo afectuoso que a veces cura más que mil palabras?
¿Cuando podremos separar con altura lo que es el fondo de la cuestión a lo que son interpretaciones subjetivas del problema?
Uf… tantos cuestionamientos… ¿alguien podrá dar en el clavo?
Creo que la Iglesia da muestra de batallas ganadas en contra de la discriminación de la mujer…
¿no será hora de enfrentarnos a esos “otros problemas” que ocasionarían las mujeres en el ministerio?
A romper el “que dirán”,
a aprender a ver y sentir realmente ( no solo con los labios) a la mujer como un igual, que se puede equivocar en otras cosas que el hombre (que también se equivoca y feo),
que podemos tener liturgias más alegres y participadas (llenas de tonteras dirá algún machista por ahí),
que podremos tener la visión no sólo de “padre” o “hermano mayor” en algunos casos sino de “madre” o “hermana mayor” en otros casos.
Aprender, sentir y saber que la mujer no es el demonio para el hombre.
que el hombre sufre más de soberbia, de egoísmo, de altanería. Que hoy la vida nos presenta tantos casos de curas que desgraciadamente han roto inocencias de niños o niñas, o que han desviado su sexualidad o… tantas cosas, que no nos dejan tirar ni más mínimamente la primera piedra…
Algunos dicen: ¿¿¿porque los curas no pueden casarse??? Buena pregunta… pero mi pregunta es: ¿porque las mujeres no pueden ser sacerdotes?...
Ojalá que cuando contestemos esto separemos lo que es verdadero de una respuesta dada desde el machismo o feminismo.
Sergio Valdez (Salta Argentina)
Publicar un comentario