domingo, 1 de noviembre de 2009

¡Que churo el cura Juan!

Día 1: Acabo de llegar de la plaza.. La gente no tiene ni pa lustrarse los zapatos. Pa colmo con esta lluvia, me tuve que refugiar ahí en los pórticos del cabildo y no pasó nadie. Además ¿quien se iba a querer lustrar los zapatos con este barro de la Caseros?.
Paso un cochero llevando a dos que dicen que iban pa la caseros arriba . ¡Tenía más agujeros la lona del coche!... los pasajeros iban chumucos. El cochero peor de mojao.
Después me enteré que en ese coche iba un cura que no es de aquí. Lo acompañaba otro changuito que también dicen es cura. Bien changuito. Tenía unos anteojos redondos chiquitos .
Los dos llevaban unas sotanas de esas que llevan los curas, pero estaban , aparte de mojadas, medio gastadas.
Dicen que los traían desde los Buenos Aires y que habían llegado hasta el puerto en barco después de nosecuantos días de estar en medio de la mar… ¡que churo! ¡ Como me gustaría viajar por el mar y conocer otras tierras! ¿Como será el mar? Si por lo menos pudiera ir a la escuela pa ver alguna laminita de esas de colores que las maestras llevan siempre.
Yo los vi pasar y sentí algo raro en mi panza. El más grande de los dos curas cuando pasó cerca de mí, me miró y se sonrió. Yo estaba escondío atrás de las columnas y la pucha me hizo asustá` pero después se me pasó y me dejó pensando.

Día 2: Hoy ya no llovía. Hace rato cuando mi mama me daba la merienda suculenta , le contaba que a eso de las diez apareció ese cura de ayer, el más grande. Yo estaba sentado en mi cajón y cuando levanté los ojos, lo vi delante de mí… era graannnde… no terminaba más… y con esa sotana parecía mas grande. Se levantó un poco la sotana y me dio a entender que le lustre los zapatos.
Pucha, yo pensaba que tendría unos zapatos de esos que usan los señores finos… tenía unos zapatos vieeejjjoss… los cordones era de dos colores distintos. Las puntas gastadas y le vi un agujero en la suela. Me hablaba, según me dijo, en italiano y apenas le entendía algunas palabras
Cuando le terminé me dio unas monedas más de lo que valía el trabajo, y me preguntó como me llamaba:
“Rubén”
y desde que hora estas aquí?...
“ desde las siete de la mañana”
… y ….¿comes? …
no, le dije.
Toda las moneditas se las llevo a mamá. Papá murió cuando yo tenía dos años y mi mamá se quedó conmigo y cuatro hermanos más, tres más grande y uno más chico…
Bueno… me dijo… te espero más tarde en la caseros arriba ¿te animas?... yo te voy a preparar un poco de pan con frutas para que comás me dijo…
Si, si me animo le dije… como te llamás vo?... me llamo Juan Bosco y estamos en una pequeña casa que queda aquí a 500 metros.
Y ahí fui. Me había dicho que lleve a otros changos lustras que estén con hambre como yo.
Y estábamos el Hugo, el Juan y yo. Churos los curas. El otro también bien churito. Nos prepararon un pan grande, y unas naranjas que compraron de don salomón a la vuelta.
Después sacaron una pelota de cuero nuevita. Estaban todos los tajos sanos y jugamos un rato al fulbito. Nos ganaron por goleada pero mañana nos dan la revancha… mañana lo voy a llevar a José que juega bien.
Mamá estaba contenta con lo que le contaba. Me dijo que ella se había enterado que llegaban estos curas en la casa de su patrona. Me dijo que mañana me va a preparar una ropita mejor pa que no vaya tan saparrastrozo.

Día 3:Hoy le conté a mamá que le ganamos por fin… ese Juan Bosco es más bueno que el pan. No se calentó nunca porque lo bailamos. Dice que él viene de donde hay un equipo grande que se llama Torino, pero que el José era mejor que los que juegan allá. Además después de darnos el pan, me hizo magia y me sacó caramelos de la caja de lustrar… no se de donde los sacó. Es churaso mamá. Además me dijo que me va a presentar una señora que le llama auxiliadora y que dice que sirve pa todo… pa cuando uno esta enfermo, cuando esta triste, cuando no tiene pa comer, cuando no hay monedas… dice que es tan chura como vos… estoy contento mamita. Él me llama Rubén… no me dice chango sucio o lustrín como me dice la gente.
Además en vez de corrernos como hacen ahí en el cabildo, nos dice que vamos y que llevemos a los otros changos. Yo le llevé a José. Y Hugo llevó dos hermanos y Juan a los huérfanos del otro lado de la plaza que son tres. Hoy éramos un montón, y sacaban y sacaban pan y nos decían que no importa que ellos se queden sin comer que comamos nosotros que estamos flacuchos.
Ah, y después del pan, del baile que le dimos, de la magia, nos comenzaron a enseñar a leer… ¡ a leer mamita! Ahora voy a poder leerte lo que vos quieras… me mostraron la a, la b, la c, la d y un montón más que no me acuerdo, pero mañana vamos a volver y seguro que me las se.
Sabés que esa auxiliadora es una especie de imagen parecida a la de la catedral, pero es una señora que tiene un chico en brazos… Don Bosco, me dijo que ese chico era yo… que la Auxiliadora dejaba un ratito el chico que tenía desde siempre y me subía a mi. Parecía que me sonreía mamá. No se…¿ querés venir a verla vos? Hoy me quedé muy contento.

Día 4: Mamiiiii…. Hoy aprendí a poner mamá en el cuadernito que me dio don Bosco… mirá así se escribe mamá… y me hizo poner mi mamá me ama… y ahora sé como se escribe eso… y cuando lo escribía yo le decía a Don Bosco que es verdad que vos me amás y que hacés todo pa que no me falte nada…
Hoy éramos un montón… cada uno llevó más chicos. Hicimos un fulbito de veinte pa veinte más o menos. Y don Bosco nos preparó una comidita como un guiso con cosas que la gente buena le va arrimando a la casa… aunque hicimos una macana porque el futbol se fue a casa de al lado y rompimos una ventanas de los Avalos y se enojaron… pa colmo son ellos los que también ponen plata para la comida. Fuimos todos con Don Bosco a pedirles perdón y le cortamos los yuyos de la otra orilla de la casa.
Sabés mami? Ahora le digo a todos los que se lustran conmigo de quien es don Bosco. Antes bajaba la cabeza pa lustrar, ahora les cuento y la gente me trata mejor. Ahora hay varios que me dicen Rubén.

Don bosco hoy nos dijo que vamos a comenzar la escuela bien como corresponde. Nos dividió por edades y nos enseña a cada grupo de acuerdo a lo que sabe cada uno. Yo soy del primer grado dijo. Porque yo no se nada… bahh… no sabía… ahora sé escribir mamá y eso ya es mucho.

Esta historia cuyos nombres y calles pueden no ser ciertas, es de casi cien años. los Rubén hoy quizá ya no existan, y los don boscos fueron cada uno de los salesianos que llegaron a esta tierra, es la historia de tantos chicos y jóvenes que encontraron en Don Bosco, el padre que les permitió SER persona, que les dio un lugar en la vida, que les enseñó un oficio y a quienes les inculcó el ser honrados ciudadanos y buenos cristianos.
Son casi cien años desde que este turinés gaucho como uno de nosotros, tiñó esta tierra de valores del trabajo del estudio, de valores de familia. Nos hizo crecer como sociedad y nos hizo saber que somos tan importantes como el que más, porque somos hijos del mismo Tata Dios.
Que antes eran lustrabotas, y hoy son chicos y chicas, que viven de rodillas ante el mundo cruel que los sumerge en la mediocridad el hedonismo, el egoísmo, la genitalidad sin amor, los que hoy encuentran en su casa ,refugio y un poco de pan espiritual.
Que antes eran los chicos humildes explotados, y que hoy son miles y miles de jóvenes que buscan en su casa, ser ricos espirituales, seguros de si mismos, libres y orgullosos de su patria, de su auxiliadora, de su identidad de jóvenes cristianos.

Si, Don Bosco, el churo así como le llamamos los salteños a esas personas sencillas, gauchas, que son capaces de darte una mano a pesar de las dificultades, que siempre tienen una sonrisa a flor de labios.
Y así como María le dijo : Algún día lo comprenderás, hoy también nosotros podemos decir: algún día, que es hoy, comprendemos tu gran misión Don Bosco querido… nos has enseñado a ser, nos hiciste hijos de la auxiliadora, nos hiciste creer en nosotros mismos, nos hiciste dar cuenta que en cada mirada de un niño o de un joven hay un Cristo dolorido al cual querés darle una mano para que se reconcilie con la vida.
Ojalá que esa llama que prendiste en el corazón de los salteños, arda e inflame a todas las generaciones que vendrán… que donde haya un niño o un joven ahí estarás para tomarlo de la mano y con una sonrisa invitarlo a soñar. Gracias san Juan Bosco.
Nuestra vida es vida porque te has hecho vida en cada corazón.



No bajes los brazos Don Bosco
Que en esta tierra cálida y generosa
Nos hace falta tu amor

No bajes los brazos Don Bosco
Que en esta tierra gaucha
Nos hace falta coraje para alcanzar la libertad de los hijos de Dios.

No bajes los brazos Don Bosco
Que en esta Argentina grande y hermosa
Nos hace falta sentirnos hermanos

No bajes los brazos don Bosco
Que en esta América bella e incipiente
Necesitamos tu corazón y tus manos

Manos generosas que hoy son las nuestras
Las de tus hijos, la de tus hijas
Los que sienten y palpitan
A la auxiliadora de mamá

Quédate con nosotros San Juan Bosco
Ayúdanos a construir un nuevo corazón
Que henchido de amor pueda
Devolverle a nuestro mundo la razón.
Publicar un comentario