viernes, 26 de febrero de 2010

desde miercoles de ceniza a 26 de febrero

COMPARTIR… ¡Qué buena manera de ayunar!
Pensaba hoy en el compartir, en el ayudar a los demás. Pensaba en la abstinencia de carne que ya nos imponen desde el gobierno o desde el campo… ¿qué gracia tiene entonces hacer abstinencia de carne? En realidad nos tendrían que decir: coman carne… trabajen más y coman carne de penitencia… pero no. Y nos devoramos un plato de fideos o pizzas de queso extraordinariamente ricas… y¿ la abstinencia? Bien gracias.
Por eso capaz que el compartir es una muy buena manera de ayunar o de hacer abstinencia. Compartir: partir con. Ahí está… partir lo que tengo. Tengo dos , doy uno, me abstengo de una gaseosa de 5 pesos, doy dos con cincuenta… me como dos platos, uno lo comparto… matemáticas pura y generosidad al palo.


Las tres tentaciones:
La tentación del consumo… la tentación del poder… la tentación de la idolatría
La tentación a tener, tener, tener , a creer que “teniendo: somos”, de esforzarnos por las cosas..de que nada nos conforme, de que siempre hay alguna cosa mejor que no podemos alcanzar, de que nos produzca depresión , desazón, angustia.
La tentación de ganar siempre en la discusión, de querer tener la razón, de creernos superiores a los demás, de usar fuerza para ganar… nos lleva a la soledad, a que nadie nos aguante, a que siempre encuentre alguien superior porque me comparo permanentemente
La tentación de ser adulado, de ser considerado “dios”, de querer llamar la atención… y cuando no llamo la atención o pienso que no me quieren, me deprimo.
Tres tentaciones, tres respuestas…
¿Adonde pongo mi corazón y mi esfuerzo?....


¿Quien dice la gente que soy yo?
Está buena esa pregunta… nos permite hablar de lo que piensan dicen y hacen los otros, meternos en el pensamiento de los demás, hacerles decir cosas que quizá ni dijeron, solucionar “los problemas del mundo”, pensar por los otros y creernos la película que inventamos.
La cosa es cuando nos acuchilla con un “ y vos ¿Quién decís que soy?...porque parte de una respuesta personal que no está condicionada por lo que me dijeron que es, lo que me enseñaron, o lo que yo pienso de la Iglesia o de los curas… ¿PARA VOS QUIEN SOY? Es la pregunta al corazón, donde no hay excusas de porque me alejé, donde los de afuera son de palo.
Quizá respondiendo esta pregunta, se nos tranquilice el alma de saber que es un amigo que desea para mi ,lo mejor.


Padre ¿nuestro?
Decir “padre”, o papá, es algo que nos resulta relativamente sencillo. Tiene que ver con nuestra razón de ser, con nuestra historia con nuestro pasado, presente y futuro. Y son buenos o malos recuerdos. Cuando no lo tuvimos o no lo tenemos, lo asociamos enseguida con alguien al que en algún momento de nuestra vida, en corto o largo tiempo, lo consideramos así porque su edad, su experiencia, su bondad, nos permitía imaginarlo como papá.



Pero decir “nuestro”… que difícil nos resulta a veces. Es menos complicado cuando pienso en aquellos más cercanos a mí. A los que yo quiero y me quieren, a los que comparten mi vida conmigo, a los que viven lo mismo que yo …
Pero Saber que es el mismo padre para mí que para los extremistas del mundo que matan sin consideración, que es mi padre pero también lo es de aquel que hace de la maldad, su estilo de vida. Que es mi papá, pero también lo es del violador, o del que desarmó una familia, o del que me hizo daño, mucho daño, del que me hace la vida imposible, de mi jefe, del profesor que me persigue, del chico drogadicto o del linyera de la vuelta… ahí nos cuesta más.
Él nos enseña a decir “padre nuestro”… ¡qué tareíta no?





Signo: algo que indica, una señal, un camino. Cuando uno quiere llegar a algún lado, pregunta, busca alguna señal, alguna indicación en el camino. Eso parte de la astucia de cada uno para llegar a destino. Cuando uno hace el camino de memoria, es porque alguna vez se dejó llevar por esas señales que le indicaban por donde ir.
“Cuatro cuadras, donde hay un almacén dobla a la derecha, veinte metros ahí es, al lado de una casa de rejas negras… “siempre nos guiamos por señales o signos.
Hoy la señal, es Él: Su forma de vivir, de entregarse, de soñar. Su forma de ser, su bondad su inteligencia. Es el faro que guía, la señal del camino.
Por supuesto que depende de cada uno tratar de llegar a un destino de felicidad. Ahí está Él . ¿Para qué buscar milagros extraordinarios para creer? Si contamos con el milagro diario de las pequeñas cosas que día a día nos da y que quiere que sean un signo de su gran amor


la ley base
¿en qué momento se armaron tantas leyes?, ¿ donde quedó la simpleza en el diario vivir?,
Siendo tan simples las cosas al comienzo, ¿Por qué hemos llegado a este estado de cosas?
Leyes para lo que debemos hacer, penas para lo que dejamos de hacer o lo hacemos mal. Leyes por si alguien habló mal de otro, o lo lastimó o lo mató, o si alguien le robó a un congénere…

Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

¿No será más fácil vivir con esta ley como base en nuestras vídas?
Repasemos:¿ me gusta que los demás hablen bien de mi?...habla bien de los demás
¿Me gusta que los demás me deseen el bien?...deséaselo a los demás
¿Me gusta que los demás me ayuden?...
¿Me gusta que los demás me consideren importante?...

Y en la negativa… ¿no me gusta que me insulten?... no insultes a los demás.
¿No me gusta que mis padres me hayan abandonado?...me preparo para no repetir lo mismo cuando tenga hijos.
¿Me molesta la indiferencia de los demás hacia mi?... voy a tratar de vivir pensando en las necesidades de los demás…
¿No me gustan que me lastimen física, verbal o moralmente?...no lo hago yo con los demás…
O sea…lo que no quiero que me hagan los demás, no se los hago yo a los demás.
Una manera de vivir será buscando venganza por estas cosas que me hicieron alguna vez… otra, cuando me decido cortar con mi vida, la onda del mal y comenzar a re vivir con esta ley, tan antigua casi como la humanidad…
¡sería todo tan simple!




Proponernos siempre algo mejor:
Si tengo un recipiente con agua a 28 grados de temperatura, por más que eche en el balde 100 dosis de agua caliente pero a 27 grados, nunca le hará subir la temperatura al agua original… para aumentar su temperatura debo echar agua a más de 28 grados…
Cuando termina uno de limpiar su habitación, considerando que esta lista, arreglada, nuevecita… y abre la persiana, se da con la sorpresa de millones de partículas de polvo esparcidas por el aire…
Cuando uno a veces cree que llegó a ser bueno porque se compara con el otro…mmmm… cuando decimos: yo soy bueno porque no soy como aquel que roba, mata, es corrupto, pero por dentro estamos medio medio…
Una norma para hoy: dejar atrás la mediocridad del común de la gente y buscar ser mejor en todo: en mi trabajo, estudio, relaciones.
Y si es en lo espiritual una ley más grande: perdonar, o pedir perdón. Reconciliar o reconciliarme con el otro…la bronca, la rabia, el deseo de venganza, eso, todo eso, lo hace la mayoría
Publicar un comentario