lunes, 31 de mayo de 2010

VISITA DE MARIA


¿QUIEN SOY YO…
Para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Una pregunta que nos podemos hacer todos los días de nuestra vida y siempre recibiremos la misma respuesta:”sos un hermano de mi hijo amado, sos la cara de Jesús, sos los ojos de Jesús, sos Jesús en cuerpo y alma porque Él está en el corazón de los hombres que caminan en este valle.
Vos sos Juan, Pedro, Carmen, Hugo, Sergio, Adriana… ese es tu nombre. Pero basta que te digas cristiano para que visite tu casa, tu corazón a cada rato para hacer lo mismo que hice con Isabel: ayudarte, permanecer a tu lado, velar por vos, servirte, disfrutar de tu presencia y de su proyecto de vida”.
También podremos decirle: cuando llegaste el niño que hay dentro de mí saltó de alegría… ese niño que amaba a María, y a la que aprendió a amar de los brazos de su mamá o de su abuela, cuando escuchaba decir con tanta pasión: Dios te salve María, llena eres de gracia…
Quedate con nosotros Mamá. La vida es larga y necesitamos tu compañía para que nos ayudes en nuestros proyectos de vida, como ayudaste a Isabel a dar a luz a su hijo.
Lc. 1,39-56
Publicar un comentario