viernes, 2 de septiembre de 2011

Lucas 5,33-39.

Luego le dijeron: "Los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y hacen oración, lo mismo que los discípulos de los fariseos; en cambio, los tuyos comen y beben". Jesús les contestó: "¿Ustedes pretenden hacer ayunar a los amigos del esposo mientras él está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado; entonces tendrán que ayunar". Les hizo además esta comparación: "Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo para remendar uno viejo, porque se romperá el nuevo, y el pedazo sacado a este no quedará bien en el vestido viejo. Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque hará reventar los odres; entonces el vino se derramará y los odres ya no servirán más. ¡A vino nuevo, odres nuevos! Nadie, después de haber gustado el vino viejo, quiere vino nuevo, porque dice: El añejo es mejor".
¿Qué buscaban al comparar? ¿ Fastidiar?... cuando alguien nos compara con alguien, o compara nuestro trabajo con el de otro, cuando en casa nos comparan con los hermanos, en el colegio con otros compañeros o , lo que es más molesto, con hermanos nuestros que nos precedieron en las aulas… haciéndonos ver que los de antes eran mejores, que tenían otros principios, ¡como fastidia!. Casi nunca salimos ganando en las comparaciones que nos hacen, pues los otros parecen tener el molde anterior como el mejor. Comparaciones al fin, que producen, a veces, traumas muy difícil de resolver en la vida. Y a Jesús, le tiran un pequeño dardito… ¿Por qué los otros… y ustedes no?, como diciendo los discípulos de los otros, incluso de tu primo Juan, ¡ese si que eran buenos: ayunaban, hacían oración!...los tuyos son unos malos judíos que no siguen la ley establecida… Jesús, que se habrá tragado las ganas de contestar mal, les tira una respuesta inteligente y sagaz, y les hace ver, y nos hace ver, que aquellos rudos hombres que lo seguían habían entendido el mensaje: si ayunás y oras a Dios, ellos saben que Dios mismo esta ahí y que quieren aprovechar cada uno de los instantes con Él. “El verdadero ayuno, repite en otra ocasión el divino Maestro, consiste más bien en cumplir la voluntad del Padre celestial, que “ve en lo secreto y te recompensará” …El verdadero ayuno, por consiguiente, tiene como finalidad comer el “alimento verdadero”, que es hacer la voluntad del Padre “ nos dice Benedicto XVI en un mensaje de cuaresma del año 2009 Y se los hará saber una y otra vez, pues mucho de los judíos tenían esto de hacer ayuno estricto y rezaban todo lo que tenían que rezar, pero SU CORAZON ESTABA LEJOS DE DIOS., y el corazón de aquellos muchachos estaba muy cerquita del Maestro. A nosotros también nos dice lo mismo y nos hace pensar, las veces que rezamos, sin acercar nuestro corazón a SU corazón, cuando ayunamos porque HAY QUE HACERLO , pero no le hallamos sentido en la purificación , o cuando estamos lleno de estampas religiosas, que la usamos a veces de fetiches contra la mala suerte, pero deambulamos sin encontrarnos cara a cara con Jesús. Es como cortar ropa vieja para remendar ropa de tela nueva, o como querer meter cosas de la vida espiritual nueva en el fetichismo viejo…
Cuando uno se ha encontrado con la Verdad, con Cristo, fuente de toda verdad, justicia y amor, todo es nuevo, y si no se dejan de una, los hábitos viejos, estos volverán pronto o no, pero volverán a ocupar el lugar vacío. Cristo nos trae una vida nueva, donde orar, será ponerme en comunicación con Él, será estar en sintonía con Él, será escuchar su voz, será aceptar sus consejos, porque orar será dialogar y no tan solo monologar. Nos daremos cuenta que orar, no es tan solo repetir fórmulas como loros, sino poner nuestro corazón cerca del suyo y sentir su presencia cercana. Es un buen día, para orar, muy cerquita de su corazón… no pedir, no poner intenciones: solo orar y estar cerquita de Él, acercar nuestro corazón a su ideal, dejar que hable. Saldremos de ese momento, radiantes y felices , habremos estado con Él. No es un ídolo musical con el que chateo y me siento orgulloso, no es un ídolo futbolístico que me manda un mensaje personal, es DIOS mismo, el dueño de todo, el que me conoce, me ama , me busca, me cerca, me quiere cerca suyo, me necesita.
Publicar un comentario