domingo, 23 de octubre de 2011

un poco de humor con moraleja

Dos amigos judíos se encuentran en la calle. Uno de ellos va llevando del brazo a su anciana madre: - ¡¡Hola Itzik !!, ¡¡Cuánto tiempo que no te veio...!!. ¿Qué es de tu vida?. - Pues aquí estoy con mi madre, que la pobre se quedó sorda y ciega... - ¡Cuánto lo lamento, Itzik...!. Y dime, ¿la estás llevando al médico? - ¡¡No, no!!. La acompaño para que le corten la luz y el teléfono.
Y si… cuando a veces nos dicen que Dios no existe o está ausente, o es un Dios indiferente de la realidad del hombre, o es un Dios lejano, creo que hay que pensar que lo que hay, son ciegos que no ven la luz y sordos que no escuchan la voz de Dios en la naturaleza y en las personas, en la Palabra, en los signos de los tiempos. quizá no haya tinieblas (ausencia de luz)… haya ciegos… Quizá no haya silencio de Dios… haya sordos… Nos quedan dos alternativas: sanar nuestra ceguera y sordera ( para eso nos ayuda también Jesús ) o cortar tontamente “la luz y el teléfono” simplemente por que perdimos la capacidad de ver y escuchar a pesar de que TODOS alrededor mío ven las maravillas de Dios y escuchan los sonidos fantásticos de su voz que con todo nos dice: eh, amigo, te amo más que nadie.
Publicar un comentario