sábado, 26 de noviembre de 2011

Lucas 21,34-36.

Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes
como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra.
Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre".


Dicen que cuando al boxeador le dan justo una ahí en el oído, pierde el equilibrio y sentido de ubicación, se marea, esta  aturdido… cuando uno está mucho tiempo ante la presencia de un ruido agudo o fuerte, siente esa sensación de mareo o pedida del equilibrio.
El aturdimiento es esa perturbación física de los sentidos producido por un agente externo como un golpe o un ruido fuerte. Muchas veces nos trae como consecuencia una falta de serenidad o reflexión para hacer las cosas.

Dejarse aturdir por los excesos de todo (comida, bebida, trabajo, deporte, estudio, vicios, diversiones), o por las preocupaciones, nos hacen perder generalmente la serenidad, nos vuelven esclavos sin libertad para volar, nos hace bajar nuestra mirada hacia la tierra y sus cosas, y nos impide elevar nuestra vista al infinito, al cielo, a la mirada amorosa de Jesús.
Estar prevenidos será darnos cuenta, cuando sucede esto, que es tiempo de poner un corte. A veces no nos damos cuenta y creemos poder dominar todo.

¿La fórmula? Favorecer más la vida espiritual, hacer cosas que me ayuden a sublimar mis actos, repetir pequeñas jaculatorias, (Jesús te amo, Jesús te necesito, Mamita María ayúdame, Dios mío ven en mi auxilio) , orar mucho de la forma que uno se sienta más cómodo, sin buscar recetas, favoreciendo el diálogo personal con Jesús , en el que uno habla y el otro escucha y viceversa

“Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. “

A buscar esas “recetas caseras”, de oración, la que dejamos olvidadas en algún rincón del corazón. Esas ,que alguna vez nos trajeron paz, mucha paz.
Publicar un comentario