viernes, 24 de febrero de 2012

DÍA 3 : Mateo 9,14-15.


Entonces se acercaron los discípulos de Juan y le dijeron: "¿Por qué tus discípulos no ayunan, como lo hacemos nosotros y los fariseos?". 
Jesús les respondió: "¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.

Estamos de pretemporada. Los equipos , antes de comenzar una competencia fuerte, larga, difícil, del deporte que sea, se instalan en algún lugar, lejos de todo, y someten al físico a una exigencia tal, que al momento de competir, los encuentra aptos, seguros de si mismo, con los músculos afirmados y fuertes. Se sacrifican, comen lo justo y necesario, abandonan a sus familias, realizan doble o triple turno de entrenamiento, mejoran la calidad de la convivencia con el resto del equipo, se alejan de los contactos que les distraen, etc, etc.  Ese entrenamiento intenso, les permite aguantar  el o los torneos  a nivel altísimo.

Este es nuestro tiempo de “pretemporada”. Para eso será bueno, exigirnos sacrificios, “bajar un cambio”, tranquilizar nuestros oídos, apagar la televisión o ver menos, escuchar música más suave de la que escuchamos habitualmente, serenar nuestra vida, frecuentar los sacramentos, sobre todo reconciliación y eucaristía, leer más la  Palabra de Dios, escucharla, “masticarla”, hacerla nuestra, comer menos, no ser tan “contestón” , cerrar con suavidad las puertas, bendecir la comida, bendecir a mis padres, hermanos, padres, esposo o esposa, novia/o, amigos , ahorrar en la semana para darle a alguien que lo necesite, vaciar nuestros placares de  ropa que no usemos y que a alguien podría servir, hacer obras de caridad, ayudar más,  etc, etc…. hacer cosas  exteriores que serenen nuestra vida interior.

"No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios'”, le decía Jesús al tentador, en el desierto.

Que podamos aprovechar estos viernes de cuaresma para alimentarnos de Vida, para que la Palabra  de Dios, nos ayude, nos limpie, nos sane y nos salve.
Publicar un comentario