lunes, 6 de febrero de 2012

Marcos 6,53-56.



Después de atravesar el lago, llegaron a Genesaret y atracaron allí.
Apenas desembarcaron, la gente reconoció en seguida a Jesús,
y comenzaron a recorrer toda la región para llevar en camilla a los enfermos, hasta el lugar donde sabían que él estaba.
En todas partes donde entraba, pueblos, ciudades y poblados, ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban curados.




Tocar para quedar curados. 
Antes, era lo que nos dibuja la cita: Jesús pasaba, y la gente corría donde estaba Él, tocaba aunque sea el fleco de su manto, y quedaba curada.

Hoy tenemos esa misma posibilidad, pero ahora, no pasa, ahora viene a nuestro encuentro en un pedazo de pan sencillo, pero poderoso.
 En la Eucaristía viene a nuestra vida, y penetra en nuestro organismo, y se hace uno con nosotros, por el mismo proceso digestivo, y cada célula de nuestro cuerpo, está alimentada por este pequeño pedazo de pan, y cura todo lo que toca a su paso, nuestro cuerpo, nuestro estómago, nuestro cerebro, nuestra sexualidad, nuestro aparato digestivo, nuestros miembros inferiores y superiores, nuestros pulmones…

Y al pasar, toca todo aquellos que radica en el corazón y en la mente: los recuerdos, el pasado, la inteligencia, la voluntad, nuestros amores, nuestro corazón con todo sus afectos, emociones, miedos y titubeos.

Ojalá que , el leer esto, nos aliente a comulgar y ojalá que al hacerlo, nos tomemos ese minutito necesario para sentir como el Señor, al bajar en un pedazo de paz, por mi organismo, va escaneando y sanando todo aquello que encuentra enfermo en mi ser.


La gente aquella se agolpaba, se peleaba entre si para poder tocarlo… nosotros, tenemos a Jesús al alcance de nuestra mano. Quizá no sea tan complicado. Habrá que pelearse dentro de uno mismo con aquellos personajes que viven en mi vida, que no quieren que me acerque a  Jesús, incluyendo el pasado y todo lo que en él, habita en los recuerdos y en lo vivido.
Publicar un comentario