lunes, 26 de marzo de 2012

DÍA 34 ANUNCIACION A MARÍA Lucas 1,26-38.



En el sexto mes, el Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: "¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo".
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Angel le dijo: "No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin".
María dijo al Angel: "¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?".
El Angel le respondió: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes,
porque no hay nada imposible para Dios". 

María dijo entonces: "Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho". Y el Angel se alejó.

La iglesia, hoy, en cuenta de ayer, nos invita a contemplar, celebrar, el momento de la Anunciación del Señor, su concepción. Nueve meses después, en navidad, celebraremos el nacimiento de Jesús en Belén.
Lo que nace fue concebido algún día.
Este es el día del SI de María, y gracias a ese SI comenzaba a vivir en su seno, el Hombre que cambiaría la historia, que partiría los años en dos.

No eligió Dios a las mujeres más importantes del pueblo, ni entre los pueblos a los más nombrados, y famosos de entonces. Eligió una mujer sencilla de Nazaret, jovencita, hermosa, para que sea ella la  puerta de entrada del mismo Dios, en la historia del hombre.

Hoy, nos detenemos también a pensar en todos esos niñitos que están estos días, al abrigo del útero de sus mamis.  Los bien queridos y los no queridos, los que vienen en una familia que los contiene y espera, y los que vienen sabiendo que al nacer se encontrarán con un hogar vacío. Los que vienen felices y los que vienen sabiendo que no son aceptados, los que son protegidos con tanto cuidado y esmero, y los que vienen con la inseguridad de no saber si llegan al final de los días de gestación.

Los que al cabo de nueve meses asomarán sus naricitas para alegrar a la familia, y los que quedan en el camino, dolorosa, cruel, vilmente asesinados sin posibilidad de defenderse aunque más no sea con un grito de dolor y desconsuelo.

Hoy es un día para pensar y rezar por todos ellos.

Ojalá que hoy, se doblen los bisturís y se aplasten las agujas de la muerte, los aborteros y aborteras, se queden sin manos, las casas de verdugos desaparezcan , que los políticos que piensan en el aborto como solución , hagan una regresión y piensen que ellos son abortados del seno de su mamá, que los úteros tengan alto parlantes para que esos bebés puedan gritar su deseo de vivir a pesar de que “molestarán” algún día.

Todos los niños concebidos, necesitan de nosotros, los que ya pasamos el momento de nacer, los que zafamos de todo aborto, que unamos nuestras manos en oración y pidamos por ellos, y por los que vendrán, a ese niñito recién concebido en el seno de María.

Ojalá que hoy, aunque sea por hoy, no haya mal en el mundo y festejemos siempre, el don precioso de la vida, sintetizada en la concepción de Nuestro señor, gracias al Si de María.

les comparto una canción de Ricardo Arjona que hace unos días, Eli subió a su Face

Publicar un comentario