martes, 5 de junio de 2012

Marcos 12,13-17


Le enviaron después a unos fariseos y herodianos para sorprenderlo en alguna de sus afirmaciones. 
Ellos fueron y le dijeron: "Maestro, sabemos que eres sincero y no tienes en cuenta la condición de las personas, porque no te fijas en la categoría de nadie, sino que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios. ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarla o no?".
Pero él, conociendo su hipocresía, les dijo: "¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario".
Cuando se lo mostraron, preguntó: "¿De quién es esta figura y esta inscripción?". Respondieron: "Del César".
Entonces Jesús les dijo: "Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios". Y ellos quedaron sorprendidos por la respuesta.

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios… si decía que había que pagar  el impuesto al César, los nacionalistas lo acusarían ante el pueblo de ser aliado de los romanos. Si decía que no debía pagar,  los herodianos (judíos igual que Él), lo acusarían ante el César de ser un revoltoso que incitaba a desacatar la autoridad.
¡Que maravillosa respuesta ¡ ¡que inteligencia siempre admirable y deseada!  Resolvió en menos tiempo que el Google resuelve nuestros problemas diarios.

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios… frase que  hemos escuchado y leído hasta cuando defienden  leyes en, que dicen, no deben meterse ninguna Iglesia a cuestionar , pues es potestad del Estado  hacerlo. La Iglesia, nunca debe meterse a cuestionar leyes como por ejemplo el aborto, pues eso es algo que le incumbe al estado solamente, nos dicen.

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios…y tratan de cercar a los cristianos, a  las cuatro paredes del templo, como si fuera que las manos, los pies, el corazón, la inteligencia, el rostro, las ilusiones, los sueños, los proyectos, además del trabajo, la casa propia, la salud, la educación… todo es potestad de las autoridades, y solo el alma, es potestad de Dios.
Recuerdo que el canto Pescador de Hombres, cuando lo conocí decía: “…ansia eterna de hombres que esperan”, alguien comenzó a cambiar por el “…ansia eterna de almas que esperan”. Pero no, no solo el alma espera en el Señor, espera todo el hombre.

Es que no solo el alma espera a Dios. Hemos sido creados a imagen y semejanza suya, nuestro rostro es parecido al suyo, nuestros ojos ven parecido a los ojos de Dios, somos hermosos como Él, somos maravillosos como Él, somos una creatura de sus manos, o sea hemos sido moldeados como el alfarero moldea su obra, y hemos sido insuflado por su Espíritu, del que somos templo, y nuestro cuerpo, nuestro corazón, nuestra inteligencia, nuestra vida esta impregnada por su Amor y somos parte de ese Amor. O sea, que como dicen los padres de la Iglesia,  si la moneda del César es de oro, la moneda de Dios somos nosotros y en nosotros está grabada la imagen de Dios, en TODO  nosotros, no solo en nuestra alma. Y eso supera las cuatros paredes del templo, corre como río  por las ciudades, entra en nuestros hogares, en nuestros colegios en nuestras universidades, en nuestros trabajos y va, con nosotros, para decir a todos: Dios nos ama, nos hizo únicos e irrepetibles, cada uno vale más que el oro de la moneda, porque somos imagen del Dios mismo que nos ha creado y eso es muuuucho, muchísimo, inconmensurable.

¡¡¡gloria al Dios de la vida!!!  Y esto nos ayuda a cuidar, defender, proteger, la vida misma desde ese primer instante de la concepción.

Somos su rostro en medio de los demás.  Sonriamos, Dios sonríe a través nuestro.


Publicar un comentario