martes, 3 de julio de 2012

Juan 20,24-29.



Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
Los otros discípulos le dijeron: "¡Hemos visto al Señor!". El les respondió: "Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré".
Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: "¡La paz esté con ustedes!".
Luego dijo a Tomás: "Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe".
Tomas respondió: "¡Señor mío y Dios mío!".
Jesús le dijo: "Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!".

Hoy es la fiesta de Santo Tomás.
Él, nos ayuda  en este camino de la fe.
También a nosotros muchas veces se nos hace difícil creer. El mundo, nos lleva a confiar y creer, como él, en lo que vemos, en lo que nuestros sentidos palpan.

No se si a ustedes les pasa, pero muchas veces al ver fotos que saco en algún acontecimiento, veo el cielo celeste y magnifico que hace de marco a esas fotos, y digo; ¡que lindo cielo, que diáfano, que pureza y belleza que hay en él!... gracias a  estas instantáneas, me doy cuenta lo poco que miro al cielo, lo mucho que tengo mi mirada puesta en las cosas de aquí, en lo poco que levanto la vista, incluso para gozar de las maravillas que Dios me regala día a día.

Es que el mundo nos va metiendo poco a poco en sus cosas. La tranquilidad la da el dinero, el poder salir airosos a fin de mes. La confianza la ponemos en nosotros mismos, o en el médico que nos atiende, o en el obrero que arregla nuestras cañerías. La buena educación la ponemos en profesores y maestros, los mejores que encontremos para nuestros hijos… todo lo hacemos desde aquí, y cuando hay algo sobrenatural que nos confunde, como alguna enfermedad que no podemos controlar, algún problema que creemos, los demás producen en nosotros, o miedo por tener que enfrentar situaciones complicadas, recurrimos a las cosas de aquí, hasta a  amuletos o cábalas, de las cuales nos aferramos desesperadamente…

También nosotros decimos: "Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré".

Quizás sea un  día para mirar el cielo. Para darnos un tiempito para contemplar lo maravilloso que es Dios y como día a día va poniendo cosas, personas, situaciones, para que podamos confiarnos en Él y rendirnos a su amor. Para que seamos dichosos por creer sin tener necesidad de ver o más bien que viendo lo que nos rodea, creamos en ese Dios que nos ama, que nos espera que nos cerca, que nos mima, que nos protege.

 Y que cuando creamos en Él, podamos creerle A Él, con lo cual seremos personas distintas, más felices, menos complicadas en nuestra forma de pensar, menos enredadas en nuestros pensamientos, más libres porque habremos encontrado la verdad.



Si, necesitamos a Santo Tomás en el mundo de hoy, tan agnóstico. Él, nos ayude a creer sin ver, para que creyendo, seamos felices al sabernos mirados por los ojos maravillosos del Señor que nos ama.
Publicar un comentario