viernes, 20 de julio de 2012

Mateo 12,1-8.


En aquel tiempo, Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas. 
Al ver esto, los fariseos le dijeron: "Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado".
Pero él les respondió: "¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre,
cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes?
¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta?
Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo.
Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes.
Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado".


Un día como hoy, 20 de julio, aquellos hombres  Neil Amstrong, Edwin Buzz Aldrin y Michael Collins, pisaban la Luna, ese día, todo el planeta dejó lo que estaba haciendo. En un mundo convulsionado por guerras frías y de las otras, por intolerancia religiosa y racial, por abrupta separación entre ricos y pobres , entre sur y norte, esos hombres lograron que todo el resto de la humanidad estuviese pendiente de ellos, que le mandáramos buenas ondas, todos miramos hacia ese “terrón que alumbra con luz prestada”, nos hermanamos, sentimos como propia esa epopeya… ese hecho hizo que un odontólogo argentino propusiera este día como el día del Amigo, el día de la Amistad.


"Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo. Él me enseña, yo le enseño. Ambos aprendemos y juntos vamos recorriendo el camino de la vida, creciendo. Sólo el que te ama te ayuda a crecer". Eran las ideas fuerzas para hacer un mundo mejor y más amigable.


Hoy Jesús ruega para que todos los hombres del mundo, miren a Él, como el amigo que nunca falla. Hoy podría decirnos: aquí hay alguien que es más que aquellos astronautas, aquí está el creador de la luna, aquí está el dueño de la vida, de los viajes, de las distancias, del planeta. Mira mi corazón que se ofrece por vos, que te  defiende  como a aquellos discípulos del prejuicio de los demás, que te cuida, que te necesita para caminar juntos.


Es un amigo que nos pide amar a los demás, que vino a traernos esa ley nueva, que suplía todo lo viejo del mero cumplimiento. Es el que nos pide amar por sobre todas las cosas, entendiendo el amor desde su ejemplo desde su cruz, desde su entrega, sin intereses mezquinos.  Es el que en el amor, nos hace crecer como decía el lema de la amistad. Es el que prefiere una vida entregada en misericordia que tantos y tantos sacrificios a veces sin alma que hacemos, tantas y tantas celebraciones huecas, vacías de espíritu, porque tenemos la cabeza en otro lado, tantas y tantas oraciones que salen solo de los labios pero que nuestro corazón está lejos de sentir lo que decimos.


No le quite años a su vida, póngale vida a los años que es mejor…. Dice la canción de Arjona… hoy podríamos decir: no le quite oraciones a su vida, póngale vida a sus oraciones que es mejor… y la vida está dada por la misericordia con que encaramos cada acto de nuestros días.


Jesús es un amigo de verdad que nos corrige, que nos cuida que nos ama, que nos ayuda a crecer, que camina al lado , que transita  en  camioneta conmigo, que cocina junto a mi , que atiende conmigo el mostrador, que opera conmigo, que sana conmigo, que enseña conmigo, que decide conmigo, que proyecta y sueña junto a mi.


¡¡¡Feliz día del amigo!!! ¡¡¡Feliz día amigazo Jesús!!!



Publicar un comentario