jueves, 13 de septiembre de 2012

Lucas 6,27-38.


Pero yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian. 

Bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman.
Al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra; al que te quite el manto, no le niegues la túnica.
Dale a todo el que te pida, y al que tome lo tuyo no se lo reclames.
Hagan por los demás lo que quieren que los hombres hagan por ustedes.
Si aman a aquellos que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque hasta los pecadores aman a aquellos que los aman.
Si hacen el bien a aquellos que se lo hacen a ustedes, ¿qué mérito tienen? Eso lo hacen también los pecadores.
Y si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores, para recibir de ellos lo mismo.
Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande y serán hijos del Altísimo, porque él es bueno con los desagradecidos y los malos.
Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.
No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.
Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes".

¿Cómo hacer para identificar a un cristiano en la sociedad? ¿Será por la cruz bonita que luce su pecho? No necesariamente.
 ¿Será por tener cara de bueno? No necesariamente
 ¿será porque ayuda en su parroquia, en la Iglesia del pueblo, porque colabora con las obras de la Iglesia? es un indicio, pero no necesariamente lo coloca como seguidor de Cristo.
 ¿Será porque manda a sus hijos a Colegios Católicos para que reciban formación cristiana? ¿Será porque cumple con todos los pasos sacramentales que nos manda la Iglesia? también son hechos que contribuyen a ser un buen cristiano…

Pero lo que lo identifica como cristiano dentro de la sociedad, es cuando hace lo que pide el evangelio hoy: hacer el bien a los que le hacen mal, perdonar a los que lo lastiman a él o sus seres queridos, desear el bien a los que le desean mal o lo/la  maldicen, ser misericordioso con todos, no solo con los amigos o con los que muestran misericordia con él o ella, ser amables con todos, no solo con los que son amables con uno.

Lamentablemente, con la forma de vida actual, con las diferencias hasta sociales que nosotros mismos plantamos en la sociedad, con el poco tiempo de compartir con los vecinos, etc etc, nos vamos encerrando cada vez más, en pequeños círculos donde entran muy pocas personas o familias. En esos círculos somos buenos, simpáticos, amables, serviciales, honestos… a ellos, todo, a los demás, pocos o nada. Y es como nos dice el Señor: si amamos a los que nos aman, si somos amables con los que nos son amables, si servimos a los que nos sirven, si ayudamos a los que nos ayudan, ¿Qué mérito tenemos como cristianos? Eso lo hace cualquier hijo bien nacido y personas con sentido común.

Es difícil, cuesta, no es sencillo, cada vez es más complicado, cuánto más grande somos  con más personas convivimos todos los días, más situaciones difíciles pasamos, más se llena nuestra vida de pequeñas sombras que lastiman y oscurecen nuestro vivir. Pero es la Palabra de Dios, y también su fuerza y su gracia lo que nos ayuda y alienta a ser cristianos de verdad en un mundo hostil. Somos como esos peces que nadan contra la corriente.

Será un buen día para pedir a Jesús que nos de la fuerza y la gracia necesaria para poder ser cristianos auténticos en el mundo que nos toca por suerte vivir. Él, sabe bien lo que nos cuesta, pero nunca nos deja solos, y en los momentos de mayor algidez, esos en que uno tiene ganas de sacarse la “chaqueta” de cristiano y tirar todo por la borda, Él, asume el compromiso por nosotros, nos abraza, nos lleva en sus brazos, nos sostiene, nos ayuda perdonar y nos saca una sonrisa para liberar nuestra angustia.

Él nos ayuda a ser cristianos, no solo de nombres sino de verdad. 
Publicar un comentario