jueves, 10 de enero de 2013

Lucas 4,14-22a.


Jesús volvió a Galilea con del poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región. 
Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.
Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura.
Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos
y proclamar un año de gracia del Señor.
Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.
Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír".
Todos daban testimonio a favor de él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: "¿No es este el hijo de José?"
.


Como de costumbre, entró el sábado a la sinagoga. Siempre lo hacía. Nazaret , no debía tener muchos lugares de oración ni tampoco muchos , que siendo mayores de treinta años, pudieran leer las escrituras y comentarlas. Jesús, era un niño mimado por ahí. Lo conocían por ser el hijo de José, el carpintero del pueblo, y de María. Ahora era todo un hombre que llegaba de nuevo a su pueblo, con cierta fama de ser algo distinto al "hijo de...alguien".

Y ahí en su pueblo que lo vio crecer , Él proclama el cumplimiento de la Escritura, ya que Isaías, hacía mucho tiempo había  escrito lo que Jesús leyó.

Buen orador, después de leer con voz potente, la Palabra, hizo un silencio, atrajo todas las miradas hacia Él, y solo dijo: hoy se ha cumplido lo que acabo de leer o mejor dicho lo que acaban de escuchar, pues cada uno sintió algo nuevo, único, distinto, en su corazón que a veces concuerda y otras no, con lo leído.

¿Cómo escuchamos la Palabra?. ¿Jesús puede decirnos: hoy se cumple en tu vida lo que acabas de escuchar? ¿es la Palabra, aquello que utilizamos como guía de nuestra vida, que reemplaza los horóscopos, los adivinos? ¿Es la Palabra de Dios, la que está al centro de nuestras decisiones, no como un manual de recetas, sino porque sentimos que Dios  vivo, nos habla, y tiene un mensaje personal para cada uno, distinto del que está a mi lado?

"Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír", nos dice también a nosotros Jesús.

Publicar un comentario