lunes, 15 de abril de 2013

Juan 6,22-29.


Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago se dio cuenta que allí no había habido más que una barca y que Jesús no había subido con sus discípulos en la barca, sino que éstos se habían ido solos.
Mientras tanto algunas lanchas de Tiberíades habían atracado muy cerca del lugar donde todos habían comido el pan.
Al ver que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, la gente subió a las lanchas y se dirigieron a Cafarnaúm en busca de Jesús.
Al encontrarlo al otro lado del lago, le preguntaron: «Rabbí (Maestro), ¿cómo has venido aquí?»
Jesús les contestó: «En verdad les digo: Ustedes me buscan, no porque han visto a través de los signos, sino porque han comido pan hasta saciarse.
Trabajen, no por el alimento de un día, sino por el alimento que permanece y da vida eterna. Este se lo dará el Hijo del hombre; él ha sido marcado con el sello del Padre.»
Entonces le preguntaron: «¿Qué tenemos que hacer para trabajar en las obras de Dios?»
Jesús respondió: «La obra de Dios es ésta: creer en aquel que Dios ha enviado.»


¡¡Apareció en la otra orilla sin haber subido a ninguna barca!!
Antes la multiplicación de panes y peces…
Sin embargo, parece que aquella gente se quedaba solo en el mucho pan que había producido aquel Rabí y que algún poder tenía como para hacerlo… ¿no es el mejor candidato para ser dirigente del pueblo? ¿No es el mejor líder para liberar a los judíos de los romanos? Alguien que con poco,  hace mucho, que es capaz de alimentar a la masa hambrienta, que es bueno y carismático, que lo siguen miles y miles, que es honrado y vive austeramente, que se enfrenta a los más altos funcionarios y no les tiene miedo, ¡tantas cualidades para ser un buen gobernante!.

Pero , su palabra, los desilusiona: no ven a través de los signos, sino que les lleno la panza
¿ o sea que el pan multiplicado junto a los peces, su austeridad, su firmeza, su estar en otro lugar sin haber usado ningún medio de trasporte…son signos?... y Él podrá respondernos :¡ Chocolate por la noticia! ( o cualquier frase de esas que usamos en cada región para decir: por supuesto, pues, es obvia la respuesta).



Trabajen por el alimento que permanece y da vida eterna…trabajen en la obra de Dios que es creer en aquel que Dios ha enviado.

Trabajar, luchar,  por conseguir ese pan, por crecer en la fe, por alimentar esa fe, por aprender más de Él, por escuchar su palabra, por jugársela por el ideal de Cristo, por limpiar el terreno del corazón, por evitar aquello que nos quita la fe, por entender los signos del Señor, que aquella vez fue el pan multiplicado, y que hoy puede ser otros que nos regala la vida día a día, crecer en su amor, serle fiel, todas tareas nuestras que están al alcance de nuestra voluntad y de nuestra lucha diaria por ser mejores.

Y hoy  nos dice: trabajen… pónganse en movimiento, den el primer paso, y el segundo, y el tercero, pero trabajen, avancen, caminen, luchen…nos pide que hagamos el esfuerzo, ni siquiera nos pide que lleguemos a algún objetivo, nos pide que trabajemos.

Que sea una buena semana para trabajar en la obra del señor.
Publicar un comentario