viernes, 25 de octubre de 2013

Lucas 12,54-59.

Dijo también a la multitud: "Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede. 
Y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede.
¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?


¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo?
Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y este te ponga en la cárcel.
Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo".


Mensaje para todos…y todas.

A unos les dirá: fíjate en la naturaleza,  el primer libro que escribí. Aprendiste a descubrir en las nubes de oriente o de occidente, cuales son las que traen lluvia, tu cuerpo mismo te lo dice, sabes ver que planta florece antes de vestirse de hojas verdes, aprecias en andar de animales y pájaros, pero te cuesta ver que es lo justo y que es lo injusto, donde está el bien y donde el mal, porque para aquello agudizaste tus sentidos, y para esto otro te conformaste con dejar entrar  a mucha fuerza y dejar salir con una soltura inigualable, todos los valores que Yo mismo puse en tu corazón.

Y así nos pasa, somos ágiles para entender algunas cosas, pero lerdos y a veces torpes para darnos cuenta donde está el bien y el mal, quien es una oveja y quien un lobo disfrazado de oveja, así, hasta justificamos abortos, o la muerte de alguien, o justificamos el consumo de estupefacientes diciendo: hay otras cosas peores. Los valores se nos fueron a la papelera de reciclaje en la que los dejamos un tiempo, para eliminar definitivamente después.

A otros les dirá: los tiempos cambian y cada tiempo tiene un signo, agiorna tu mensaje para que la Palabra sea siempre nueva como lo es. Juan XXIII , convencido de esto, llamó a la Iglesia a prestar atención a esos signos de los tiempos, como lo hace hoy el Papa Francisco.
“Para cumplir esta misión es deber permanente de la Iglesia escrutar a fondo los signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio, de forma que, acomodándose a cada generación, pueda la Iglesia responder a los perennes interrogantes de la humanidad sobre el sentido de la vida presente y de la vida futura… Es necesario por ello conocer y comprender el mundo en que vivimos, sus esperanzas, sus aspiraciones y el sesgo dramático…” ( Gaudium  et spes, gozos y esperanzas).

A otros les dirá: es tiempo de reconciliarte con Dios. es tiempo de darte cuenta de mi amor, de reconocer lo que es justo, de volcar tu mirada hacia mis ojos que te buscan  y que quieren darte a conocer un mundo mejor, que parece ideal, pero que es posible, un mundo de felicidad y de paz, un mundo donde puedas construir una familia y un hogar, donde te des cuenta que los errores de los demás, no tienen por qué  decidir sobre tu vida ni condicionarla, que hay gente buena que te da testimonio de que es posible, ¡que se puede ,que se puede, que si se puede!

¿Sabemos reconocer en nosotros los signos de los tiempos?. Ojalá que SI



Publicar un comentario