martes, 11 de febrero de 2014

Marcos 7,1-13.


Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús,
y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar.
Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados;
y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: "¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?".
El les respondió: "¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.
En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres".
Y les decía: "Por mantenerse fieles a su tradición, ustedes descartan tranquilamente el mandamiento de Dios. 

Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre, y además: El que maldice a su padre y a su madre será condenado a muerte.
En cambio, ustedes afirman: 'Si alguien dice a su padre o a su madre: Declaro corbán -es decir, ofrenda sagrada- todo aquello con lo que podría ayudarte...'
En ese caso, le permiten no hacer más nada por su padre o por su madre.
Así anulan la palabra de Dios por la tradición que ustedes mismos se han transmitido. ¡Y como estas, hacen muchas otras cosas!".  


Mensajes externos: para todos aquellos incluido países que se proclaman cristianos, cuyos presidentes pueden dar la mano con tranquilidad al Papa, que participan de fiestas litúrgicas, etc,etc…pero que por otro lado no tienen ningún recato en aprobar leyes de aborto o eutanasia… o que proclaman :aborto libre ¡no! Pero en caso de violación o mal formación.¡si!... y hablan de los derechos de la mujer sobre su cuerpo y etc.etc… o que se llaman cristianos pero mandan a matar o proclaman guerras…

Y el mensaje interno, para nuestra Iglesia, para vos y para mí:

Con nosotros está y no lo conocemos,
con nosotros está, su nombre es el Señor.

Su nombre es el Señor y pasa hambre
y clama por la boca del hambriento
y muchos que lo ven pasan de largo,
Acaso por llegar temprano al templo.

Su nombre es el Señor y sed soporta
y está en quien de justicia va sediento
y muchos que lo ven pasan de largo,
a veces ocupados en sus rezos.

Su nombre es el Señor y está desnudo,
la ausencia del amor hiela sus huesos
y muchos que lo ven pasan de largo,
seguros y al calor de su dinero.

Su nombre es el Señor y enfermo vive,
su agonía es la del enfermo
y muchos que lo saben no hacen caso,
tal vez no frecuentaba mucho el templo.

Su nombre es el Señor y está en la cárcel,
está en la soledad de cada preso
y nadie lo visita y hasta dicen
tal vez, ése no era de los nuestros.

Su nombre es el Señor, el que sed tiene.
El pide por la boca del hambriento,
está preso, está enfermo, está desnudo,
pero El nos va a juzgar por todo esto.

¿Cuántas veces cuidamos ¨las formas¨, la imagen de cristianos y dejamos , por ello, de ser realmente cristianos? ¿cuántas veces pasamos al lado del herido y nos hicimos los que no lo vimos o dijimos: de esto que se encarguen otros?... ¿cuántas veces nos disfrazamos de cristianos, nos pusimos una cruz al cuello, participamos de todo lo que podemos…pero nuestro corazón, ese que mira Dios, está lejos de Él?

Esa canción de más arriba, alguna vez la escuché con el lenguaje español: con vosotros está y no le conoceis… como si fuera problema de otro… es más real cuando la cantamos :con nosotros está y no le conocemos: está en mamá o papá, cansados por los problemas y nosotros pasamos de largo, está en el pobre y enfermo y nosotros pasamos de largo, está en el compañero de trabajo ,angustiado, triste, y nosotros  pasamos de largo, a veces ocupados en nuestros rezos, en nuestra figura de cristianos…

Ojalá que nosotros seamos lo que limpiamos la copa por fuera… pero que vivamos con el corazón y desde al alma nuestro cristianismo. Que podamos poner nuestra vida en sintonía con el Señor, que purifiquemos nuestras intenciones, que nuestro yo interior mire a Jesús, le escuche, se ponga a sus pies como buen discípulo… ¿Qué nos falta para esto?
Publicar un comentario