sábado, 22 de febrero de 2014

Mateo 16,13-19. CÁTEDRA DE SAN PEDRO


Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?".
Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas".
"Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?".
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". 
Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo".


¡Fiesta de la cátedra del apóstol san Pedro!

Hoy celebramos con toda la Iglesia, la fiesta de la Cátedra de San Pedro. La palabra Cátedra es de origen griego y significa sede que es el sitio ocupado por un maestro autorizado para la enseñanza.

El evangelio de hoy, lo podemos dividir en tres partes:
La opinión de la gente sobre Jesús.
La opinión de Pedro  sobre Jesús
La respuesta de Jesús a Pedro…

Jesús preguntó. También , como cualquier ser humano, quiere saber qué opina la gente  de Él, le interesa lo que digan los demás, para saber también si es entendida su misión..

Pero no se queda en la opinión global. Le pregunta a sus muchachos, a los que lo conocen más, a los que comparten día y noche , caminos, desiertos, juegos, enseñanzas, curaciones, a los que están codo a codo con Él, a los elegidos, que opinan , quien es…

Es como hoy nos preguntara a nosotros: ¿Qué dice la gente de quien es Cristo, que opina la gente de Dios? y nos decidiéramos a hacer una encuesta entre nuestros compañeros de trabajo, estudio, facultad, entre los hermanos, padres, amigos, aunque seguramente algunas respuestas ya la sabemos…
Hiciéramos una lista de posibles respuestas, tildáramos y le dijéramos: bueno Señor, el 60% dice que vos… el 22%, que… y así…una buena base de datos, certera...y con eso casi daríamos por terminada la tarea.

Pero ahí nomás, Él nos pregunta: y ustedes, los que están a mi lado, los que se apoyan en el lado de mi corazón, ¿quienes dicen que soy?

Pedro respondió aquella pregunta por los otros apóstoles y , ojala que por nosotros también: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo".

Una respuesta dada por Dios, al corazón de aquel apasionado pescador de Galilea, que hizo que Jesús que ya lo había elegido desde siempre, lo ungiera como la piedra sobre la cual se fundamentaría la nueva Iglesia.

Tu eres Pedro, piedra, y sobre esta piedra fundamentaré mi Iglesia. No dijo: una de mis
Iglesias, dijo MI iglesia y desde ahí hasta hoy se han sucedido los Papas en forma ininterrumpida. Hoy tenemos la enorme posibilidad de escuchar al instante a nuestro Pastor, por radio, por Twitter, por la red global, por los mensajes en Facebook… antes no lo hacían así. Hoy podemos gozar de esta comunicación que nos permite tener al sucesor de Pedro al instante, ya, y casi casi, poderlo sentir al lado nuestro. ¡Bendito sea Dios por esto!.

Y les dio las llaves, como mayordomo del reino. Es el que abre y el que cierra, el que recibe, el que cuida, el que vigila, el que conoce cada cuarto.  Cristo es la cabeza de la Iglesia, pero los Papas son sus vicarios, sus representantes visibles en la tierra. 

Una jornada para pensar en nuestra respuesta a Él, desde el corazón. Una jornada para decírselo, para expresarle lo que sentimos por Él, para hacerle saber nuestra amistad a veces “atada con alambres”, pero que quiere crecer y ser más fuerte, decirle lo que es para nuestra vida, lo que nos hace falta, lo que lo necesitamos, lo que le queremos, lo que nos pasa cuando nos alejamos de su amor, de cuanto nos cuesta la vida sin Él…

Y también una jornada para rezar por nuestro Papa, para que pueda hacer con el Espíritu Santo, los cambios que nuestra Iglesia necesita para poder llegar más al corazón de la humanidad, que Dios lo bendiga, lo proteja de los enemigos exteriores e interiores a nuestra Iglesia que es Santa pero también pecadora  y débil porque está integrada por personas humanas.

Que Dios lo bendiga por siempre.


Publicar un comentario