lunes, 10 de marzo de 2014

Mateo 25,31-46.


Jesús dijo a sus discípulos:
"Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso.
Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos,
y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: 'Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo,
porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron;
desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver'.
Los justos le responderán: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber?
¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos?
¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?'.
Y el Rey les responderá: 'Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo'.
Luego dirá a los de su izquierda: 'Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles,
porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber;
estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron'.
Estos, a su vez, le preguntarán: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?'.
Y él les responderá: 'Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo'.
Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna". 




Es el rey que no se equivoca al separar a los buenos de los malos…estos mismos saben, estos mismos se juzgan…


Ellos han hecho de su vida algo positivo, amaron ,entregaron, dieron de beber, de comer, enseñaron, vistieron, educaron, visitaron, sonrieron, escucharon, estuvieron en las buenas y , mejor, en las malas, ayudaron con las cosas del hogar, quitaron peso de las espaldas de los demás, velaron en noches oscuras al lado del enfermo, vieron al hermano tirado ,lastimado, herido en cuerpo y alma, y dejaron su comodidad, lo pusieron en su caballo, lo sanaron, y gastaron de su bolsillo como el buen samaritano…

O ellos han pasado de largo.. No les importó la soledad del hermano, la desnudez, el hambre, la sed, la herida de cuerpo y alma, no les dieron un cinco de corte porque los heridos eran los pequeños, los desvalidos, los empleados, los que nunca devolverían un favor…les dio un poco de asco el olor del enfermo, la suciedad del cuerpo, y pasaron de largo diciendo: ¿por qué tengo que hacerme cargo de él? ¿ Acaso soy el guardián de mi hermano?...

¿Cómo son nuestras actitudes? ¿ En qué bando nos colocamos? ¿Cuánto doy por amor? ¿Cuánto me doy por amor?

Me llama la atención que ni unos ni otros se dieron cuenta cuando hacían el bien o cuando dejaban de hacerlo.. Es que ambos tenían internalizado en su vida el hacer y el no hacer… no son suma de actitudes, es vida desarrollada en torno al amor o al egoísmo… también nosotros preguntaremos  un día ¿Cuándo te vimos así?...

Me llama la atención también  que en ningún momento habla de que fueron “odiadores”… si habla de dejar de amar, dejar de ver al hermano, dejar de vestir, dejarle morir… es amar o dejar de amar… es ayudar o dejar de ayudar, es tomar la carga del hermano o dejar de tomarle, es curarle las heridas o pasar de largo…

En definitiva, en el atardecer de la vida seremos juzgados en el amor, como dijo San Juan de la Cruz..y  eso es para todos…


¡buena semana!
Publicar un comentario