viernes, 16 de mayo de 2014

Juan 14,1-6.

Jesús dijo a sus discípulos: 
"No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.

Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.
Ya conocen el camino del lugar adonde voy".
Tomás le dijo: "Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?".
Jesús le respondió: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí."

No se turbe vuestro corazón, dice la expresión  más española  al inicio de esta cita. Nos se inquieten, crean en Dios y crean en mí… nos dice, tengan confianza, crean en mí, jamás los defraudaré.  Ejemplo de amigo que dio la vida por cada uno, que no se “borró” en el momento más complicado. Él sabía que al morir, sus amigos discípulos quedarían solos, casi abandonados desde lo humano, sentirían miedo porque irían por ellos, no se inquieten. Santa teresa rezaba:

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene
nada le falta:
Sólo Dios basta.
“Ya conocen el camino del lugar adonde voy”, les dijo y cuando Tomás le preguntó:
Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?". 

Él respondió: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí."
¿Quieres saber de tu último destino? Ven por el Camino, entra, no busques caminos alternativos, vive gozando estar en el camino, la felicidad no es tan solo una meta sino gozar del camino, disfrutar de caminar al lado de los hermanos, es caminar ante todo, marchar, peregrinar, es no estacionarse, es avanzar, es sumar y no restar, es ayudar al que está con problemas para avanzar, es pechar a veces , es dejarse ayudar otras, es compartir la bebida cuando el sol arrecia , es compartir los bienes, el abrigo, cuando la temperatura baja, es alumbrar cuando la noche hace mella en los demás de manera que no pueden ver el camino, es dejarse alumbrar por las luces de otros, cuando uno anda con poca batería…es marchar, es peregrinar, es cantar y sonreír, es festejar y
también llorar. Qué hermoso es estar en ese camino de a dos, de la mano con mi esposa o esposo, novio, novia, luchar juntos, alumbrarnos mutuamente, ayudarnos mutuamente, unir nuestras luces para que más gente pueda ver en las noches oscuras de la vida, así lo vivimos nosotros al menos con mi esposa, tratando de cargar permanentemente nuestra batería para ayudar a otros, sin olvidarnos que este camino es Jesús, que esta vida se llama Jesús que vive en el corazón.

Al final todos llegaremos a la Verdad que será ver el rostro de Dios, pero hasta ahí andaremos el camino, disfrutando de estar en él, nunca envidiando esos atajos que toman algunos que al final parecen mejores pero que te sacan del camino y te aleja de los que caminan contigo.


Que no se turbe nuestro corazón, Jesús está con nosotros
Publicar un comentario