martes, 15 de julio de 2014

Mateo 11,20-24.

Jesús comenzó a recriminar a aquellas ciudades donde había realizado más milagros, porque no se habían convertido.
"¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza.
Yo les aseguro que, en el día del Juicio, Tiro y Sidón serán tratadas menos rigurosamente que ustedes.
Y tú, Cafarnaún, ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el infierno. Porque si los milagros realizados en ti se hubieran hecho en Sodoma, esa ciudad aún existiría.
Yo les aseguro que, en el día del Juicio, la tierra de Sodoma será tratada menos rigurosamente que tú". 


Corazaín y Betsaida, tenían escuelas superiores de Religión, pero no habían aceptado el mensaje de Jesús…mucha religión, pero poca vida, mucho saber, poco vivir lo que se sabe. Quizás enseñaban a esperar al mesías, y no abrieron los ojos ante Jesús, el Mesías.

Tres ciudades, separadas pocos kilómetros, ciudades en que Jesús realizó muchos milagros e hizo muchos de sus discursos. Tiro y sidón,  por el contrario, enemigas del pueblo de Israel, Sodoma, ciudad de la peor perversión, destruida desde hacía tiempo ya, estas tres, enemigas, pervertidas, corruptas, se hubieran convertido, dice Jesús, de haber visto los milagros realizados en aquellas tres.
Corazain, betsaida, Cafarnaúm, vieron los milagros de Jesús y ni así, se convirtieron.
Mensaje también para nosotros, que vemos habitualmente milagros ordinarios, diarios, sencillos y que nos cuesta reconocer en eso la mano de Dios. Con solo pensarlo nos damos cuenta que el aire que respiramos es ya un milagro, que un niño que nace, que una flor… si, a veces estamos distraídos,

Si Dios tuviera un refrigerador tendría tu foto pegada en el
si tuviera una cartera tu foto estaría dentro de ella
Él te manda flores cada primavera
te manda un amanecer cada mañana cada vez que tu quieres hablar , Él te escucha
Él puede vivir en cualquier parte del universo pero  escogió tu corazón, enfréntalo amigo Él está loco por ti. Dios no te prometió días sin dolor, risas sin tristeza, sol sin lluvia, pero Él si prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lagrimas y luz para el camino
cuando la vida te presente mil razones para llorar demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír
no estas deprimido estas distraído. ( Gracias Facundo Cabral)

Hay más motivos para estar agradecidos, que perder el tiempo renegando por lo que nos falta. Solo pensar un instante para darnos cuenta de los infinitos regalos, milagros, palabras que vienen de Dios aunque la digan los hombres.

Que nuestro corazón no sea como el de las tres ciudades por donde Jesús anduvo haciendo milagros, solo basta “ver”, abrir el corazón, no ser tan necios, aceptar, agradecer, creer. Otras veces será darle una “nueva oportunidad” a Dios a quien echamos culpa de lo que nos pasa, creyendo que Él, es alguien que se empeña en vernos mal, tristes,  y que tiene un dedo juzgador, que ante la más mínima falla, nos destruye.

Dios nos ama, y a cada instante nos regala un mimo, un pequeño milagro , un gesto simple de amor. Que podamos verlo.
Publicar un comentario