martes, 16 de diciembre de 2014

Mateo 21,28-32.


Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
"¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: 'Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña'.
El respondió: 'No quiero'. Pero después se arrepintió y fue.
Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: 'Voy, Señor', pero no fue.
¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?". "El primero", le respondieron. Jesús les dijo: "Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios.
En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él". 

Una parábola con pregunta: ¿qué les parece? Con una respuesta lógica. Es lo que cualquier oyente contestaría. Ahí habían padres de familia que habrán asentido con su cabeza diciendo: y si… ¿cuántas veces llamamos a los chicos y nos dicen ya voy o ya lo voy a hacer o ya me pongo a estudiar papá o ya arreglo mi
cuarto mamá, o ya lavo yo los platos y al volver o al pasar el tiempo…no pasa nada. Sobre todo habiendo tanto para distraerse : facebook, internet, play, tv…

En lo espiritual nos pasa lo mismo: ya voy, mañana cambio mi vida, a partir del lunes comienzo a leer la Biblia, y a nosotros los católicos con estas excusas se nos pasan semanas y semanas que estamos sin comulgar, dejando nuestra alma con anemia, débil, sin fuerzas, se nos va la esperanza, poco a poco la felicidad…nos dejamos ganar por nuestra flojera, y cuando menos nos damos cuenta, estamos de mal humor, con cara de “pepinos en vinagre” como dice el Papa Francisco, todo nos cae mal, todas las personas nos caen antipáticas, cualquier cosa nos altera… y es que nos dejamos vencer fácilmente por no “ir” cuando debíamos.


¿con cuál de los hijos nos identificamos?... ¿con el que se da cuenta y finalmente va o con el que se va en promesas y después de borra? Este tiempo es un tiempo para pensar. La  Navidad llega con el fin de año que generalmente coincide con cierre de etapas, evaluaciones y proyectos para lo que vendrá. Bueno sería también pensar en estas cosas que nos plantea el Señor. ¿Nos decidimos a hacer la voluntad de Dios? ¿O nos quedaremos en promesas que nunca llegan a concretarse? Que Dios nos de la gracia de elegir bien. 
Publicar un comentario