miércoles, 4 de febrero de 2015

JESÚS EN NAZARET Marcos 6,1-6.

Jesús salió de allí y se dirigió a su pueblo, seguido de sus discípulos. 
Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: "¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos?
¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros?". Y Jesús era para ellos un motivo de tropiezo.
Por eso les dijo: "Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa".
Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos.
Y él se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente.



Jesús volvió a su pueblo. Allí, el sábado entró a la sinagoga y comenzó a enseñar. No era autoridad en aquel lugar y si pasó a leer es porque lo podía hacer cualquiera. Enseñaba, y asombraba a todos. Pero no un asombro con admiración, parece que era un asombro con envidia, un “pero si yo lo conozco desde chico”, un asombro de “¿Por qué habla así si yo lo conozco de su taller, de su carpintería, su madre anda por aquí, es humano como nosotros” o como diríamos nosotros: “ ¿y éste? ¿De qué se la da?”… y cegaron su corazón, y por querer demostrar que Jesús era uno más, se quedaron sin nada porque se cerraron al amor de Dios. No temas, basta que creas, le decía ayer a Jairo cuando iba camino a su casa a salvar a su hija muerta. Basta que creas.

Esta gente no creyó. ¿Quién perdió? ¿Jesús? ¿Ellos? no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos, dice el evangelio.

¿No es esta la Iglesia que tiene a Cristo y que a la vez es corrupta o tiene pedófilos en sus filas? ¿No son ustedes los que se golpean el pecho y después viven como cualquier demonio? ¿ Por qué creen en un cuento de hadas que es el evangelio escrito en forma rara y no para nuestra época? Preguntas y preguntas que hace la gente. En vez de establecer una relación con Jesús, se dejan llevar por lo malo o bueno de lo que lo rodea, por lo mundano de los que son de cristo, por lo corrupto que hay aquí y también allá… y Jesús pasa de largo porque los corazones están cerrados. Cuando alguien pone un comentario fuera de lugar en alguna red social donde publico esta Palabra de Dios, les escribo diciéndole: dále una oportunidad a Jesús. Vale la pena. Así de sencillo.




Temo la gracia de Dios que pasa y tal vez no vuelva”, decía San Agustín.  El tren  pasa por la estación de nuestra vida. No lo dejemos pasar sin subir a Él. Cerrar nuestro corazón a la evidencia, significa perder lo maravilloso que Dios tiene para mostrarnos y regalarnos. Llenamos nuestra boca de palabras, de excusas, de evasivas, de discusiones inútiles, como la gente del pueblo de Jesús. No sea que pase y se vaya sin poder hacer nada en nuestra vida.
Publicar un comentario