viernes, 10 de abril de 2015

LAS REDES A LA DERECHA Juan 21,1-14.




Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Y se manifestó como sigue: estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. 
Simón Pedro les dijo: "Voy a pescar". Ellos le respondieron: "Vamos también nosotros". Salieron y subieron a la barca. Pero esa noche no pescaron nada.
Al amanecer, Jesús estaba en la orilla, aunque los discípulos no sabían que era él.
Jesús les dijo: "Muchachos, ¿tienen algo para comer?". Ellos respondieron: "No".
El les dijo: "Tiren la red a la derecha de la barca y encontrarán". Ellos la tiraron y se llenó tanto de peces que no podían arrastrarla.
El discípulo al que Jesús amaba dijo a Pedro: "¡Es el Señor!". Cuando Simón Pedro oyó que era el Señor, se ciñó la túnica, que era lo único que llevaba puesto, y se tiró al agua.
Los otros discípulos fueron en la barca, arrastrando la red con los peces, porque estaban sólo a unos cien metros de la orilla.
Al bajar a tierra vieron que había fuego preparado, un pescado sobre las brasas y pan.
Jesús les dijo: "Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar".
Simón Pedro subió a la barca y sacó la red a tierra, llena de peces grandes: eran ciento cincuenta y tres y, a pesar de ser tantos, la red no se rompió.
Jesús les dijo: "Vengan a comer". Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: "¿Quién eres", porque sabían que era el Señor.
Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio, e hizo lo mismo con el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús resucitado se apareció a sus discípulos.

¡Voy a pescar!...
 ¿Será que debían seguir con sus vidas de pescadores para poder vivir? 
¿Será que buscaban adentrarse en el mar para poder pensar con más claridad y serenidad lo vivido?
¿Será que con esta expresión quería, Pedro, decir :vuelvo al hombre viejo?...

Fueron tres años vividos con intensidad. Jesús les había pedido que dejen las redes y se conviertan en pescadores de hombres, y ellos, dejando su barca en la orilla, con Él buscaron otro mar. Pero ahora Jesús no estaba físicamente. Todavía estaban perturbados, con la esperanza atada con alambres después de las apariciones.

Sin embargo, Jesús, había atravesado sus vidas, ya nunca volvería a ser igual.

La pesca era un medio, ya no un fin. La profesión será un medio para vivir, atravesada por la resurrección de Jesús. Habían visto y conocido la luz: ya no se podía volver atrás. No sé si al leer esto , sientes que también a vos te pasó lo mismo: haber conocido a Jesús, te cambió la vida, te hizo ver todo de manera distinta, le diste a las cosas y personas el justo lugar, hubo otra manera de ver la vida, de disfrutarla, de sentir. Hubo una conversión en el amor que dejó de ser aquello que satisfacía mi ego para convertirse en entrega y deseo de bien para los demás. Ahora el “voy a pescar”, es ir a trabajar, ejercer un oficio o profesión, pero con Jesús en el corazón, esto es ser distintos, más humildes, sencillos, caritativos…

Hoy también es un día para decirle al Señor: estoy tirando las redes, trato de poner paz en situaciones familiares, trato de vivir coherentemente, trabajo honestamente, soy catequista, soy animador de comunidades, trato de vivir santamente mi noviazgo, trato de estudiar…pero nunca alcanza , Jesús… estuve toda la noche pescando y …nada… Entonces Jesús nos dirá: tira las redes a la derecha, y nos queda nada más que estar atentos a su palabra, a su voz, y EN SU NOMBRE  podremos lograr lo que tanto nos esforzamos por lograr, tanto en lo espiritual como en lo humano (Jesús actuó sobre una simple pesca).
Es que hay una aparición de Jesús, pero fundamentalmente hay una MANIFESTACIÓN de Jesús, (como dice al comienzo del evangelio de hoy) que, ojalá, logremos percibir y recibir también nosotros. . Tiene Él tanta delicadeza y amor, que siempre querrá que nos vaya bien, que tengamos el “desayuno servido”, el abrigo del calor, la compañía infaltable.


Que Jesús nos de la gracia de poder echar redes ahí en su nombre que con eso, tenemos de sobra.
Publicar un comentario