miércoles, 27 de mayo de 2015

SERVICIO Marcos 10,32-45.

Mientras iban de camino para subir a Jerusalén, Jesús se adelantaba a sus discípulos; ellos estaban asombrados y los que lo seguían tenían miedo. Entonces reunió nuevamente a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: "Ahora subimos a Jerusalén; allí el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos: ellos se burlarán de él, lo escupirán, lo azotarán y lo matarán. Y tres días después, resucitará". 
Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: "Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir".
El les respondió: "¿Qué quieren que haga por ustedes?".
Ellos le dijeron: "Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria".
Jesús les dijo: "No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?".
"Podemos", le respondieron. Entonces Jesús agregó: "Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo.
En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados".
Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos.
Jesús los llamó y les dijo: "Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad.
Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos.
Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud".

Ellos estaban asombrados y los que lo seguían tenían miedo. En otras traducciones dice que los apóstoles estaban desconcertados…en otras sorprendidos… ¿sentís miedo, desconcierto de seguir a Jesús? Bueno, aquellos también.

Es la pregunta de siempre: Señor… ¿es difícil seguirte? A lo que Él responde VALE LA PENA. 
Es que seguirle nos lleva al sacrificio: el suyo fue la cruz, la muerte, la consecución del plan… el nuestro, es el esfuerzo, la lucha diaria, las tentaciones, el mundo que tiene cosas que parecen más atractivas que las bondades del Reino, la honestidad, la verdad, la lucha por la justicia, la coherencia de vida entre lo que pensamos y hacemos, entre lo que decimos y vivimos, las relaciones humanas, la situación económica, las infinitas situaciones familiares que ,para muchos , son cruces difíciles de soportar cuando tendría que ser el bálsamo, la paz, la calma, el reposo, la energía vital de cada uno. Ser cristianos hoy, seguir a Jesús hoy en su “camino a Jerusalén”, es de héroes. El mundo está hecho para los héroes que se juegan por un ideal, y no para los ven el partido desde fuera, apoyando a veces, criticando otras…

Con el joven rico, nos pedía soltar nuestras seguridades mundanas… ayer, nos decía que aquel que deje todo por seguirle tendrá cien veces más… hoy ya no se trata de “soltar”…hoy se trata de ser, de hacer. No nos dice que soltemos el poder, nos dice que el poder, la autoridad, se ejerce desde el servicio que es nuestra forma de autoridad, nuestra forma de ser cristianos, nuestra forma de pertenecer a su familia, porque Él lo hizo y lo sigue haciendo en medio de la humanidad.


Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. 

“¡uf…solo yo sirvo, los demás miran y no hacen nada!”.. El servicio no ha de hacerse basado en el compromiso que tengan los demás, sino en cómo lo hace e hizo Jesús, sirviendo hasta la última gota de sangre por todos. Ver, comprender, entender ese servicio de Jesús, debe ser el motor que mueva nuestra vida cristiana. Mi cansancio que a otros descanse, cantamos muy seguido…que se haga vida en nosotros. Si lo hacemos así en nuestra vida, lo renovemos, lo purifiquemos..si no lo hacemos aún, comencemos a servir, a vivir como cristianos…de Jesús.
Publicar un comentario