lunes, 20 de julio de 2015

ALGUIEN QUE ES MÁS QUE JONÁS Mateo 12,38-42.

Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: "Maestro, queremos que nos hagas ver un signo". 
El les respondió: "Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás.
Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del pez, así estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra tres días y tres noches.
El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien que es más que Jonás.
El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra esta generación y la condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien que es más que Salomón." (Palabra del Señor)

¿Cuántos signos había realizado ya? Había curado al leproso, al empleado del centurión, a la suegra de Pedro, a los poseídos de la ciudad, había calmado la tempestad  y sin embargo seguían sin “ver”. ¿Para que florecen los árboles al comienzo de la primavera si no soy capaz de verlos?, ¿para que se mueven las nubes formando figuras maravillosas, si no soy capaz de levantar la vista? Para que el sol despunta de mañana, tiñendo nuestros cielos de rojo y amarillo, de fuego y belleza si no soy capaz de apreciar? ¿para qué un pequeño puntito se convierte en un cuerpo maravilloso  día tras día en el vientre de su madre, con vida propia, sentimientos propios, inquietándose con el “afuera” saltando de alegría cuando algo alegra a mamá, si no tengo la capacidad de gozar, de apreciar de emocionarme con todo eso?...aunque lo neguemos, aunque sigamos pidiendo pruebas y signos de la existencia de Dios, todo esto seguirá pasando y seguiremos cegados al amor de Dios que ha brindado infinitas muestras de su presencia entre nosotros.
En el mundo hay mucha gente que quiere establecer la relación con Dios y con Jesús, con sus propias normas, a su manera, exigiendo a Dios ser como ellos quieren,  en el tiempo que ellos quieren…. Alguna vez hay que jugar con las normas de Dios, dejándolo hacer, abriendo el corazón, viendo, gozándose de sus cosas, apreciando su infinita ternura en cada momento del día.
Dicen que Jonás pasó tres días en el vientre de una ballena hasta que fue expulsado y por ese milagro la gente de Nínive empezó a escuchar y convertirse. Y Jesús lo refiere porque después de estar tres días en el seno de la tierra, resucitó y terminó de convertir a todos. Entonces ese signo es la Resurrección.  Y el signo que los demás pueden ver en nosotros es justamente ser testigos de esa resurrección. Las palabras conmueven pero los ejemplos arrastran. Podes pasarte toda la vida hablando de Jesús de su vida, de su amor, pero cuando lo testimonies con tu vida, eso realmente convence y arrastra. Podemos hablar mucho sobre la resurrección, pero si no la testimoniamos, si no vivimos la resurrección, esto es: siendo  personas de fe, de esperanza, alegres, sinceras, justas, que buscan la verdad, que son paciente, que viven la paz, que dan a las cosas el justo lugar, que mantienen su sonrisa a pesar de todo, la gente no nos creerá, entonces la misma gente dirá ¿Dónde está Dios? ¡Dios, danos una señal!
Son momentos de ser testigos de Jesús, de su amor. Así el mundo, nuestro mundo, el del metro cuadrado,  no  pedirá tantas señales y se dedicará a vivir en Jesús, porque Jesús es más que Jonás, y también más que Salomón, el sabio, y por lo tanto más que cualquier amuleto de la suerte, de cualquier cábala,  de cualquier filosofía, de cualquier corriente de pensamiento.
Jesús amigo del alma, gran amigo. Un día como hoy, todos los seres humanos miramos hacia arriba, miramos la luna, un pequeño signo maravilloso de tu amor, y nos congregamos y dejamos diferencias y fuimos amigos y hermanos a pesar de todo. Que podamos levantar nuestra vista  y mirarte a ti, nuestro signo, nuestra señal, entonces nuestra amistad será definitiva y certera. También te queremos decir ¡feliz día del amigo!  pues así te creemos y sentimos porque vos nos dijiste: ya no les llamo siervos sino amigos. Gracias Jesús por tu amistad

¡Buena jornada para todos y felicísimo día del amigo!
Publicar un comentario