sábado, 25 de julio de 2015

EL QUE QUIERA SER PRIMERO...Mateo 20,20-28.

La madre de los hijos de Zebedeo se acercó a Jesús, junto con sus hijos, y se postró ante él para pedirle algo. 
"¿Qué quieres?", le preguntó Jesús. Ella le dijo: "Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda".
"No saben lo que piden", respondió Jesús. "¿Pueden beber el cáliz que yo beberé?". "Podemos", le respondieron.
"Está bien, les dijo Jesús, ustedes beberán mi cáliz. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes se los ha destinado mi Padre".
Al oír esto, los otros diez se indignaron contra los dos hermanos.
Pero Jesús los llamó y les dijo: "Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad.
Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes;
y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo:
como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud". (Palabra del Señor)
La madre de los hijos de Zebedeo, mamá de Juan y de Santiago. Sus dos hijos se habían ido tras de Jesús, ella había quedado sola. Humanamente, uno la entiende. Es como que quiere el trueque con Dios no pidiendo cosas para ella, sino para sus hijos. Ahí estaba un hombre poderoso…había que pedir.  Como cuando uno pide a Dios por sus hijos, porque sean felices, porque tengan salud, porque les vaya bien en viaje, por sus familias…el error estuvo en pedir poder, autoridad, un lugarcito de jefe… se dejó llevar por el interés, por el amor INTERESADO para con Dios: te doy pero dame, te doy mi tiempo pero dame esto y esto y esto…yo te doy todo mi esfuerzo y vos me das poco…estaba y estaban sus hijos, preocupados en sus propios intereses, entonces generó tensión entre los demás, se rompió el equilibrio de su amistad, apareció el monstruo llamado :propio interés, y eso sacudió el grupo… también hoy pasa eso cuando hay intereses personales en comunidades donde tendría que ser puesto en común los dones. En la familia, cuando cada uno mira su propio interés, en los grupos de apostolados, cuando uno o varios actúan por el poder, por llegar a puestos de dirigentes, porque le alaben, porque le rindan pleitesía, por quedar bien… en los grupos de trabajos o estudio cuando alguien se escapa de los interés grupales y “hace la suya” sin importar los demás, o cuando alguno o algunos, no son solidarios con el grupo, no hacen el mismo esfuerzo que los demás, simplemente por dejarse llevar por la pereza…
Entonces surge la catequesis del Maestro.
Primero, a Juan y Santiago… le pidieron poder, triunfo, gloria… Él les ofrece sufrimiento, cruz, lucha. Santiago, al que hoy celebramos, es el primero de los doce al que den muerte por seguir a Jesús.
Segundo, a todos, también a vos y a mí… el que quiera ser grande, que se haga servidor de
ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo… la grandeza , la gloria , está en hacerse servidor de todos. Así seremos mejores, así podrán llamarnos seguidores de Jesús, porque remató con aquello de el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud", poniéndose como ejemplo.
 No es un rey que dicen: vayan y hagan lo que yo no hago. No es un jefe que mueve un dedo ordenando, no es un dictador que oprime, que castiga, que ordena desde un escritorio, no es un general que manda a los soldados a la guerra mientras él se queda “planificando”… es un líder que nos muestra con su propia vida lo que debemos hacer…
Es un maestro que dice  Lej ajarai. La traducción es: «Ven, sígueme» bebe mi misma agua, aliméntate de mis mismos alimentos, toma mi yugo que es suave, entra en mi Palabra, ven donde yo voy, escucha lo que digo, actúa como yo…no es uno que dice una cosa y hace otra…él, va delante indicando el camino, recorriendo la historia con cada uno…Ese es nuestro Dios, alguien que nos da ejemplo de vida, hasta entregarla por completo. Cuando el Maestro te elige te dice así: lej ajarai…hoy te lo dice a ti y a mí: haz tu lo mismo, se servidor de todos los que están a tu lado. Así serás grande.

¡Buena jornada para todos!
Publicar un comentario