martes, 28 de julio de 2015

EXPLICACION DEL TRIGO Y LA CIZAÑA Mateo 13,36-43.

Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: "Explícanos la parábola de la cizaña en el campo". 
El les respondió: "El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;
el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno,
y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles.
Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo.
El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal,
y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes.
Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!" (Palabra del Señor).
·         A toda la gente les dijo la parábola de la cizaña…solo los discípulos preguntaron algo más: explícanos la parábola de la cizaña… estaba claro, era sencillo de entender, pero el gesto de pedir a Jesús más información y formación, es un gesto a imitar por los que nos consideramos sus discípulos. En realidad la única forma de ser cristiano es siendo discípulo, lo demás son títulos nobiliarios que son adornos… entonces es un gesto para imitar por nosotros los cristianos , seguidores de Cristo: queremos saber más, explícanos, aumentamos la fe, queremos beber de tu sabiduría, queremos escucharte más, queremos leer más sobre ti, queremos aumentar nuestra formación espiritual, queremos porque abrimos el corazón a tus enseñanzas, habla Señor que tu siervo ( vos y yo) , escucha… son expresiones que imitan en parte aquel pedido de los discípulos cuando estaban a solas con Él.
·         Jesús dice: la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, en la semilla está la planta futura o sea ya se es trigo y  cizaña. Al final, se hará la cosecha. Pero algo es muy importante: el trigo es trigo hasta el final… si nos consideramos trigo, debemos serlo hasta el final. Nunca el trigo se convirtió en cizaña.  ¿por qué tener actitudes de cizaña? ¿Cuándo?, cuando ponemos discordia, cuando somos partícipes de desuniones, cuando nos dejamos ganar por la mentira, y hasta nos hacemos mitómanos, creyendo que es verdad, la mentira en que estamos envueltos, cuando somos nosotros los que murmuramos: es decir hablamos mal de una persona ausente de manera ponzoñosa, o cuando difamamos es decir cuando contamos de esa persona, cosas malas  que se conocen o escuchan de ella y que no hay porque decirla, o, peor cuando calumniamos es decir cuando mentimos de alguien diciendo que hizo un mal que no hizo, para perjudicarlo… o somos trigo o somos cizaña… o dejamos crecer el trigo en nuestro corazón o nos dejamos ahogar por la cizaña…
·         ¿Quieres que vayamos a arrancarla? , le preguntaron los obreros al dueño cuando vieron que la cizaña estaba creciendo a la par del trigo.
“No, les dijo el dueño, porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo.
 Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha”… la cizaña es parecida al trigo. El mal se hace pasar por el bien. Si el mal se vistiera de mal, si el demonio se vistiera de demonio como lo dibujamos es decir todo de rojo, tridente, cola, cuernos y una figura horrible, todos
saldríamos corriendo asustados y buscando algo que nos libre del mal…en cambio, es astuto y actúa disfrazado de bien, de “normalidad”, de diversión, de fiesta, de “vivir el momento”, de libertinaje..entonces lo aceptamos, y se mete en nuestras familias, se divierte dividiéndonos, quitándonos momentos de conversación familiar, prende nuestro televisor a la hora de comer, nos pone medios para que cada uno ande en la suya, se convierte en “necesidad de vivir la vida”, destruyendo nuestros jóvenes, se disfraza de “ probalo, una vez no te hace nada”, se disfraza de “eres joven, tienes que divertirte”, se disfraza de amante, de corrupción por ganar unos pesos más, se disfraza de “no estudies, no vale la pena”, se disfraza de “ deja a Dios para los viejos”, te da poder, entusiasmo, valentía para hacer el mal, y de da cobardía, miedo, vergüenza para arrepentirte… el tema es que siempre estaremos conviviendo con la cizaña. Por eso, nos toca estar atentos y saber distinguir lo bueno de lo malo cosa que se logra estando del lado de la luz, de la bondad, del amor, de la sencillez, de la pureza pues con la luz se ve…
Muchas enseñanzas de la cizaña y el trigo. Quizás sea bueno leer de nuevo la explicación de Jesús y mirar hacia adentro para poder ver.

¡Buena jornada para todos! Fuimos hecho semilla de bien, somos trigo, nunca cizaña…debemos vivir como tales.
Publicar un comentario