lunes, 27 de julio de 2015

GRANO DE MOSTAZA...LEVADURA...Mateo 13,31-35.

Jesús propuso a la gente otra parábola: 
"El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo.
En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas".
Después les dijo esta otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa".
Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas,
para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo. (Palabra del Señor)
Dos comparaciones del Reino. El grano de mostaza era considerado, en la estimación popular judía, el término de comparación de cosas pequeñas: “pequeño como un grano de mostaza”. Así, el Reino de Jesús, comenzó muy pequeño, y sigue creciendo día a día, con la llegada de nuevos convertidos al cristianismo y con la vuelta a casa de todos aquellos que algún día recibieron la fe y que se fueron por distintos caminos.
También hoy es para vos y para mí. Cuando sintamos que lo que hacemos no vale la pena, cuando creamos que somos solo una gota de agua caliente en medio de un mar helado, cuando las fuerzas mengüen, cuando nos sintamos solos, sin voluntad , gastados, humillados, pensemos en la sencillez del Reino, en el pesebre de Belén, un niño indefenso en un medio no tan sano, pensemos en la sencillez del pan y del vino que son luego ¡cuerpo y sangre de Jesús!, en los apóstoles , rudos y simples y que formaron con su coraje la nueva Iglesia del Señor… a veces parece poco lo que hacemos, pero ese poco es aún más grande que una semilla de mostaza. Una semilla que debe “morir” en tierra para dar vida grandiosa a los demás. ¡ERES UN GRANO DE MOSTAZA! No hay que tenerle miedo al desafío…
La levadura, ese organismo vivo que fermenta una gran cantidad de harina…entre 20 y 50 gramos por cada kilo de harina, bastan para darle forma al pan que comemos. Un poco, solo un poco de levadura,  hace que la masa leve.
San Pablo a los corintios les decía: Despójense de la vieja levadura, para ser una nueva masa, ya que ustedes mismos son como el pan sin levadura. Porque Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado.
Celebremos, entonces, nuestra Pascua, no con la vieja levadura de la malicia y la perversidad, sino con los panes sin levadura de la pureza y la verdad.
Es necesario en primer lugar despojarse de ese tipo de levadura que envenena nuestras vidas, nuestras comunidades, nuestras familias. Sacar esa levadura, que también leva, pero  para mal, de la malicia, de la cizaña, del chisme, de la corrupción, de la perversidad, del daño físico o psicológico mediante los golpes o los gritos humillantes o las frases  dominantes o autoritarias, sacar esa levadura de la pereza (que también es contagiosa), de la indiferencia, del “no te metas” que hace tanto daño a la masa de nuestras comunidades…
En ese momento San Pablo nos decía que vivamos como pan sin levaduras, puros y nobles… hoy Jesús nos pide que seamos de la levadura buena, nos reconoce que seremos pocos, que estaremos siempre en inferioridad numérica, que aunque en número seamos muchos los cristianos, somos una minoría los que tratamos de vivir valores cristianos en el mundo que nos rodea…pero esos pocos pueden poner levadura de buenas ondas, de buenos valores, que gratitud, de bondad, de transparencia, de buenos ejemplos, de vida familiar, de testimonio de matrimonio feliz, de mostrar que “si se puede” vivir siendo cristianos, y yendo a bailar o jugar, o estudiar, siendo felices con una sonrisa auténtica…es levadura que hace crecer también la masa en que uno se encuentra ¡ ERES LEVADURA DE LA BUENA!...Cuando de hornea esa masa levada , todo queda hecho pan, la levadura muere… El producto horneado tiene una textura suave y esponjosa. La Levadura ha cumplido su cometido…todo un símbolo ¿verdad?

¡Buena jornada para todos! Somos grano de mostaza…somos levadura en nuestro ambiente.
Publicar un comentario