sábado, 26 de septiembre de 2015

ANUNCIO DE LA PASIÓN Lucas 9,43b-45.


Mientras todos se admiraban por las cosas que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
"Escuchen bien esto que les digo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres".
Pero ellos no entendían estas palabras: su sentido les estaba velado de manera que no podían comprenderlas, y temían interrogar a Jesús acerca de esto. (Palabra del Señor)

¿Estamos admirados de su vida, su Palabra, nos emociona su presencia? Está bien todo eso, alimenta el alma, entibia el corazón, es un pequeño motor para vivir, aunque siempre lo mejor está por venir.

Ahora no olvidemos que la Rosa, hermosa y radiante, tiene espinas, no olvidemos que nuestra vida por naturaleza tiene momentos malos y buenos, que nuestro cristianismo tiene subidas bajadas y mesetas. Y cuanto más grande sea nuestra fe, más fuerte serán nuestras piernas para asumir la subida, más alegre el corazón para pasar la meseta, la rutina, más fuerte será nuestra cintura para equilibrar la bajada.

Buena jornada para todos. Que Dios nos revele siempre la vida plena y nos haga vivir felices en cada ocasión buena o mala.
Publicar un comentario