lunes, 5 de octubre de 2015

BUEN SAMARITANO Lucas 10,25-37.


Un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?".
Jesús le preguntó a su vez: "¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?".
El le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo".
"Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida".
Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: "¿Y quién es mi prójimo?".
Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: "Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.
Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.
También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.
Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.
Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.
Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: 'Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver'.
¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?".
"El que tuvo compasión de él", le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: "Ve, y procede tú de la misma manera". (Palabra de Dios)


¿Quién es mi prójimo? Dijo aquel doctor de la ley. Había que buscar cerrar las disposiciones de la ley. Había gente a la que había que ayudar, comprender, amar y otras decididamente a las que no. Con tantas leyes por cumplir, con tantos requisitos para “ser”, hasta eso se confundía o ¿se usaba esto para poner palitos en la rueda a Jesús”?

Sea como sea, la respuesta es la misma. Aquel que llegó, vio, se compadeció, actuó, ese fue prójimo. Así que ya no importa la raza, la nacionalidad, la simpatía o no que le tenga, si es buena o mala persona, si tiene dinero o no, si es de mi “circulo” de amigos y conocidos, si es de mi barrio o no… no está en el otro, está en uno mismo ser prójimo de los demás.

Si no llegas, ni ves, menos te moverás en compasión  y mucho menos actuarás en consecuencia. Entonces seguiremos echando la culpa a todos de lo mal que anda el mundo, de lo mal que anda la nación, de los “sin remedio” que son los jóvenes, echando la culpa de lo mal que están las familias que engendran hijos sin ton ni son y después se destruyen. Seguiremos echando la culpa a los malos gobernantes que nos llevan a pelearnos entre nosotros, a una economía asfixiante, a un precipicio poco menos. Seguiremos echando la culpa a lo mal que está la Iglesia o el grupo…seguiremos preguntando ¿Quién es mi prójimo? Y se nos acaba la capacidad de llegar y ver, porque creemos que el prójimo es aquel que vale la pena ayudar… ¿al niño que viene a pedir? ¡no!, porque su mamá está esperando a  la vuelta que le lleve plata… ¿ a mi mamá que esta doblada de dolor de columna y tiene que hacer las tareas de la casa, rutinarias y sin estímulo? Nooo, es su obligación hacer eso… ¿a mi hijo? No… a él le damos todo, no le falta nada… en muchos lugares, de mucha gente, de muchas instituciones, por estar disfrazados de sacerdotes y levitas, pasamos de largo, apurados en nuestros rezos como dice la canción, o cansados del camino nos ponemos frente al televisor o la computadora mirando la nada misma, y muchas veces perdiendo el precioso tiempo que tenemos para hacer el bien.

Llegar, ver, compadecerse y actuar… depende de cada uno.

Y , cuando uno ya sabe todo esto porque lo estudió desde chico, entonces resuenan las palabras de Jesús al Doctor de la ley : "Has respondido exactamente; obra así y alcanzarás la vida".  No basta con saber la lección, la teoría, escuchar una y mil veces esta parábola… debemos obrar así
Buena jornada para todos. Que Jesús, buen samaritano de nuestras vidas, nos ayude a serlo con los demás.
Publicar un comentario