viernes, 30 de octubre de 2015

JESÚS CURA EN SÁBADO... Y TODOS LOS DÍAS Lucas 14,1-6.

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente.
Delante de él había un hombre enfermo de hidropesía.

Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: "¿Está permitido curar en sábado o no?".
Pero ellos guardaron silencio. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo curó y lo despidió.
Y volviéndose hacia ellos, les dijo: "Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?".
A esto no pudieron responder nada. (Palabra del Señor)
Un sábado, dice el evangelio. Ese día fue a comer a casa de un fariseo y se encontró con el enfermo. En realidad se encontraba con enfermos, domingo a domingo, todos los días, las 24 hs. No es que dijo a sus discípulos: “llévenme un enfermo ese día y a esa hora para ver la cara que ponen los fariseos cuando lo cure”… no hubo eso que nosotros decimos :acting , no hubo puesta en escena, estaba el enfermo ahí, un enfermo de hidropesía,  que se manifiesta por la acumulación de líquido en el cuerpo, un signo de que algo en el corazón, los riñones o el aparato digestivo no anda bien, y que se manifiesta  como una acumulación de líquidos, en el vientre, o en el tobillo, brazos o  cuello.
La “ley” , decía que  solo cuando la vida de una persona corría peligro, está permitido socorrerlo...pero que cuando el peligro no es mortal agudo, había que esperar que termine el día sábado para prestarle alguna ayuda.
Jesús podría haber dicho:
He venido a comer, después te curo…
 He venido a disfrutar, búscame en un rato…
Respetemos la ley así esta gente no se escandalice…
Estoy todos los días en tal lugar, te doy mi tarjeta así me hablas…
Me hará mal la comida por la repugnancia de su enfermedad, así que ven más tarde…
Muchachos, denle de comer al chico  hasta que pase el sábado o hasta que termine de comer…
NO HIZO NADA DE ESO. Había un enfermo, había una necesidad, había alguien que la estaba pasando mal desde hace tiempo y cada minuto complicaba su vida, había un hermano que solicitaba de Él, entonces lo curó y listo.

Si confrontamos esto con nuestra vida, quizás nos demos, que nosotros seguidores de Cristo, muchas veces postergamos nuestro servicio por motivos, a veces válidos, pero que sin embargo no se alinean con la decisión irrevocable de Jesús de SERVIR  a los hombres.

Ya voy más tarde, déjame ver la tele un ratito…
Ya cuando esté bien económicamente voy a ayudar a los más pobres…
Ya cuando tenga un tiempito libre que no sepa que hacer en él, te prometo que voy a ayudar a ese grupo…
Ya cuando sea grande, y viejo y no tenga ocupaciones, voy a encargarme de ir a este centro de ayuda a dar una mano…
Estoy de vacaciones, no me molesten los pobres por favor, parece decir algunos rostros cristianos…
Deje su mensaje que fulano de tal no lo puede atender ahora… respuesta de contestadores automáticos. Estoy durmiendo la siesta, no molestes con tus pedidos por favor…

La crónica de estos días, dice que un presidente latinoamericano (uruguayo) en viaje desde su país hasta Francia, ante la solicitud de las autoridades de la aeronave  de la “presencia de un médico entre los pasajeros”, concurrió con su médico personal y junto a él, médico oncólogo, le administraron a una pasajera , un corticoide que le solucionó el problema por una reacción alérgica al comer sin darse cuenta maníes de la comida, y le estaba “cerrando la garganta”. Si no lo hacían, la vida de esta joven corría peligro de verdad. Estaban a  10.000 metros de altura, casi por cruzar el océano…
Quien sufrió estas reacciones alérgicas alguna vez o tiene un familiar o amigo al que le pasó esto, sabe lo desesperante y peligroso que es… este médico podría haber dicho: yo soy presidente, no estoy ejerciendo medicina, ¿Qué a mí? Que lo hagan otros… esto que es considerado una obligación ética  por un juramento hipocrático de los médicos, debería ser también para todos: hacer un “juramento hipocrático” de servir donde sea, a quien sea, en el momento que sea, al estilo de Jesús.
¿Comenzamos?

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario