viernes, 6 de noviembre de 2015

ASTUTOS COMO EL MUNDO Lucas 16,1-8.




Jesús decía a sus discípulos:
"Había un hombre rico que tenía un administrador, al cual acusaron de malgastar sus bienes.
Lo llamó y le dijo: '¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no ocuparás más ese puesto'.
El administrador pensó entonces: '¿Qué voy a hacer ahora que mi señor me quita el cargo? ¿Cavar? No tengo fuerzas. ¿Pedir limosna? Me da vergüenza.
¡Ya sé lo que voy a hacer para que, al dejar el puesto, haya quienes me reciban en su casa!'.
Llamó uno por uno a los deudores de su señor y preguntó al primero: '¿Cuánto debes a mi señor?'.
 'Veinte barriles de aceite', le respondió. El administrador le dijo: 'Toma tu recibo, siéntate en seguida, y anota diez'. 
Después preguntó a otro: 'Y tú, ¿cuánto debes?'. 'Cuatrocientos quintales de trigo', le respondió. El administrador le dijo: 'Toma tu recibo y anota trescientos'.
Y el señor alabó a este administrador deshonesto, por haber obrado tan hábilmente. Porque los hijos de este mundo son más astutos en su trato con los demás que los hijos de la luz." (Palabra del Señor)



Un hombre corrupto, que fue corrupto hasta el final. Un hombre que usaba todo lo que tenía a su alcance para conseguir  lo que su interés personal le pedía. Y hacía uso y abuso de sus contactos, de su poder, de su astucia, ¿le hacía ganar dinero a su patrón? No lo sabemos, seguramente si, pues era ya grande en edad y estuvo mucho tiempo al lado de aquel hombre rico, pero su deshonestidad era grande, su astucia también.

Y dice el evangelio que Jesús lo alaba… no alaba su corrupción ni su actitud de ladrón. Alaba su sagacidad.

Era , al parecer, una actitud muy común eso de la corrupción en los negocios y el gobierno… no alaba Jesús la corrupción, alaba la sagacidad que tienen los hijos de la corrupción para llevar a cabo sus fines.

Quizás hay un denominador común con aquella época ¿no les parece?. Y también hoy son sagaces para llevar a delante sus malos fines e intereses, muy a costa del pueblo que confía en ellos. Pero parece que son más sagaces, más astutos muchas veces que nosotros.

Hay mucha droga por todos lados. Los dealer son sagaces, astutos, regalan la primera porción, y ganan adeptos, dolorosamente, van en Ferrari, nosotros en carreta para combatir el mal.

“los hijos de este mundo son más astutos en su trato con los demás que los hijos de la luz”, dice Jesús.
 Es que empresarios despliegan un arsenal de Marketing para conseguir ganar clientes.
Deportistas  buscan y buscan , lugares de mejores instalaciones para sus entrenamientos, cuidan el físico, comen bien, se cuidan con los horarios, practican lo suyo, se quedan fuera de horario a practicar, no se quejan, y luchan contra sí mismo para poder competir primero y ganar después.
 Los industriales, hacen esfuerzos para comprar maquinarias, para ganarle al tiempo de producción, para ser más eficaces en lo suyo, y luego buscan los mejores licenciados en marketing para imponer su producto en la sociedad.
Los vendedores de productos, preparan su voz, su expresión de rostro, su compostura general, su forma de vestir, para ir puerta a puerta y llegar con un mensaje simpático y convincente y lograr convencer al futuro comprador.  n las grandes empresas, casi que se impone que sus empleados asistan a  cursos de programación neuro lingüística,  o tienen coaching que preparan a sus empelados a la excelencia, tanto en lo que hacen como en el trato a los demás.


Y por otro lado, los “hijos de la luz”,  a los que alguna vez, nos dijeron: haz de tu evangelización algo nuevo en el ardor, en el método y en la expresión y sin embargo, parece que convertirnos en cristianos es convertirnos en personas sin astucia, lentas para desarrollar ideas, poco creativas y que confiamos que la fuerza del mensaje actúa por si sola en un mundo en que hay que ser demasiado astuto para ganar a algunos.
¿Cómo lo vives tu? . Nuestro mensaje es muchas veces aburrido y sin sustancia, lejos de la realidad de la gente. Nuestros mandatos son de púlpito que nada tienen que ver con las trincheras de la vida en cada oficina o facultad, nuestro poder de convencimiento son propios de quien no está siquiera convencido que somos HIJOS DE LA LUZ y que como tal tenemos el mandato de nuestro líder Jesús que nos dijo : “no se enciende una lámpara para ponerla debajo de la mesa”, seguimos solo con el mensaje antiguo del OH DIOS MÍO , EXCELSO Y MAJESTUOSO DIOS… hasta en las oraciones nos alejamos del común de los seres humanos y así queremos conquistar el corazón de los hombres para volcarlos a Dios, seguimos a veces refugiados en cuatro paredes esperando el fuego del Espíritu Santo un día cualquiera como en pentecostés: ¡ese hecho ya ocurrió! y en teoría nosotros tenemos ese fuego sagrado que muchas veces  apagamos o tapamos con tierra.

Dice san Pablo en Efesios 6

Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos.
Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza.
Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz.
Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno.
Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios” 

o sea todo termina en la espada, y tomando a la espada como lo que hay que hacer. Lo otro es defensa, si, pero la espada es ir, es conquistar es llegar , es ser astutos, es ser creativos, no basta con hacer nuestra vida cristiana como una defensa  de lo malo del mundo. Sino que debemos  ir al frente , conquistar, “atacar”. No podemos seguir diciendo: demonio no vengas a mí, tentaciones fuera,  Dios mío líbrame de mis enemigos, sino debo hacer cosas positivas que permitan defender , atacando. Dice los futboleros que no hay mejor defensa que un buen ataque, entonces “ataquemos” , “molestemos” con lo nuestro, nos preparemos en oratoria, en marketing para ofrecer esto qué es lo mejor que le puede ocurrir al ser humano que es encontrarse con Jesús,

Si Jesús viviera hoy, tendría whatssap, muchos grupos, face, twiter, y cuantos medios, y sería creativo, y pondría mensajes que conquisten el alma, …Él vive hoy en vos y en mí. y lo hace a través nuestro


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario