martes, 19 de enero de 2016

ES SÁBADO HA SIDO HECHO PARA EL HOMBRE Marcos 2,23-28.



Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar. 
Entonces los fariseos le dijeron: "¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?". 
El les respondió: "¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre, 
cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?". 
Y agregó: "El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado. 
De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado". (Palabra del Señor)



Parece que en el grupo que iba con Jesús, había seguidores y criticones. Los seguidores escuchaban, aprendían, ¡vivían!...los criticones, estaban atentos a cualquier desliz o error para ponerlo en evidencia y quedar como los eruditos y los dueños de la verdad y la mentira, de lo que está bien y lo que está mal. ¿Hacían? Vaya a saber. Lo que sí sabemos es que criticaban. Y vivían según el régimen, haciendo lo que “debían”, sin tal vez, vivir lo que decían vivir.

Jesús, les replica con la misma Biblia. Ahora cuando alguien nos dice algo sobre las cosas de Dios, se puede hasta googlear para saber si es verdad o no, y buscar comentarios para rebatir lo que nos dicen. Aquel tiempo había una sola Biblia por comunidad escrita a mano así que se nota que Jesús iba seguido a la sinagoga, escuchaba bien, profundizaba bien y asimilaba lo que escuchaba pues se acuerda de todo incluso el nombre de los personajes: inteligente, astuto, sagaz, criterioso, sabio ¡así es nuestro Dios! Por las dudas, digo, si alguien anda buscando sabiduría y sagacidad en sus líderes  el nuestro es, de verdad, un sabio.

Pero volvamos al punto. Lo que Jesús les pide a aquellos fariseos es que tengan una vida normal, que entiendan que Dios es bueno, es misericordia, que no se fija en nuestros errores para darnos una paliza o castigarnos, que el cumplir debe ser , no solo una obligación, sino más bien la entrega del corazón a un Dios que es puro amor, que nos ama primero, que quiere alimentaros con su palabra con su vida que no podemos ni debemos despreciar.

Quizás hoy también nos pase de creer que con cumplir , ya está… si, no matamos, pero hacemos daño con nuestras palabras, somos indiferentes a los demás que viven haciendo saltitos para llamar nuestra atención, que pasamos al lado del que necesita y ni nos fijamos… no robamos entrando por las noches a las viviendas , pero muchas veces robamos ilusiones, de novios, novias, haciéndoles creer de nuestro amor eterno, de papás mamás, que se esfuerzan porque no nos falte nada y ¿nosotros? Viviendo nuestra vida sin importarnos nada lo que ellos se esfuerzan. No cometemos actos impuros, pero no purificamos nuestra mente ni corazón de pensamientos lujuriosos que desnudan mentalmente a una persona. Si, muchas veces somos como aquellos fariseos que critican a los demás, que señalan con el dedo los errores de los otros, pero no hacemos nada por ser mejorar nosotros, comparados con el amor de Jesús, único icono de comparación.

Que podamos vivir, en normalidad, el amor de Dios que quiere nuestro bien, sea el día que sea.


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario