viernes, 22 de enero de 2016

LOS LLAMÓ Y LOS ENVIÓ Marcos 3,13-19.


Jesús subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia él, y Jesús instituyó a doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios. 
Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro; 
Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó. (Palabra del Señor)


Los llamó con Él. Esto que parece tan simple, es casi como una escuela de vida, una agenda para el cristiano que se precie de tal o una invitación para todos a fin de transformar realidades grises en llenas de vida, sin esperanza, en lugares de paz y expectativas positivas. Lugares de falta de fe, en lugares donde se respira amor y fraternidad.

Dice el evangelio que los llama para una doble tarea: estar con Él y enviarlos.

Los hizo subir donde estaba Él, subieron, se elevaron salieron del llano, de lo mediocre, de lo gris, de lo tibio. Subieron a un lugar elevado, se elevaron por sobre el resto… así es, joven, a ti que te llama Jesús, es para elevarte , para ganarle a la mediocridad en que el mundo te envuelve, para ser distinto aunque para eso tengas que nadar contracorriente. Ir a favor de la corriente, avanzar para donde todos van, es fácil. Decir que si a todas las tentaciones, es fácil, dejarse vencer por la indiferencia, por el egoísmo, por la soberbia, es fácil…
Luchar contra nuestro propio temperamento que a veces nos traiciona, es difícil, pero es de héroes, decir que no cuando, asumo con responsabilidad mi libertad y veo que cualquier acto atentará contra mi vida o la vida de los demás, es de gente valiente, que es distinta y que no tiene problemas en mostrarse así aunque eso los haga perder amigos o gente que dice ser amigos y que así los rechazan…
Para los adultos acceder a dinero mal habido, a veces es fácil, vivir de la coima, o del juego, del robo común o de guante blanco, hacer mal el trabajo, perder horas sin hacer nada en trabajos oficiales, es fácil… lo difícil, es trabajar, soñar con un mundo mejor, no dejarse llevar por lo burgués, renovarse permanentemente, honrar la vida con el trabajo, sacrificarse por el ideal… a todos Jesús nos llama arriba, a elevarnos, a ser mejores, a salir de la media de los seres humanos… es de héroes modernos, sin quedar en libros de historia… es de santos, sin llegar a los altares, pero héroes y santos. Así nos quiere, para eso nos invita a subir.



Y los mandó a predicar: vayan al mundo, sean imágenes mías, lleven el mensaje que ¡se puede!, sean motivo de esperanza, lleven paz, den de comer al que no tiene, enseñen al que no sabe, incluso a leer y escribir, bendigan siempre, hagan un mundo , o por lo menos inténtenlo, mejor, juéguense por ideales de grandeza sueñen a lo grande, el mundo está hecho para los héroes, no para los mediocres, den gratis lo que gratis recibieron, sean hermanos, amigos, fraternos, solidarios, comprometidos con cada realidad, hagan hogares nuevos donde se respire paz, construyan nuevas familias donde el nexo sea el amor y no lo material, vayan yo los envío.
Ojalá que todos nos animemos a subir, a elevarnos, a ser mejores. Ojalá que todos sintamos ese compromiso de hacer de cada rincón, un lugar mejor…con solo eso basta, pues sumamos el tuyo, el mío, el del lado y algo haremos , el mundo será un poco mejor.

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario