lunes, 22 de febrero de 2016

CÁTEDRA DE SAN PEDRO Mateo 16,13-19.


Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?". 
Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno
de los profetas". 
"Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?". 
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". 
Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. 
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. 
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.( Palabra del Señor)


Hoy celebramos la fiesta de la cátedra de San Pedro. O sea el día en que Jesús  dio una misión a san Pedro, y en él a toda la Iglesia, de enseñar, de proclamar, de profetizar en nombre de Dios. A lo largo del tiempo, con virtudes y defectos, con gozos y tristezas, el nombre de Dios ha sido proclamado, como hoy, y como lo será mañana, porque somos Iglesia y por tanto el nombre de Dios va con nosotros.
Leímos hoy una respuesta de Pedro dicha desde el corazón e inspirada por el espíritu. Después de este diálogo, Jesús anunció su sufrimiento y muerte posterior. Dice la Biblia que Pedro lo llevo aparte y le “reprendió” diciéndole: «Dios no lo permita, Señor, eso no sucederá». Jesús se enojó y le dijo “¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres».
Un pensamiento inspirado por el espíritu, y otro por lo visceral. Uno recibió la alabanza, otro el reto.
En lo que nos toca, bueno sería dejar que el espíritu Santo nos ayude a responder esa pregunta: “quien es Jesús para mi”. ya no quien es para mi vecino, quien dice la gente que es Él, que dice el libro de religión, que dice la catequesis escuchada y vivida, que dice aquel rudimentario conocimiento de Jesús, que dice el libro de ciencia que leí alguna vez sobre descubrimientos del tiempo del Maestro… ¿qué dice tu alma? ¿Quién es Jesús para ti?...
Quizás a la noche o cuando terminemos el día podamos decir:
Jesús es mi mamá, en cuyos ojos se refleja tu paz. Jesús es mi papá que lucha todos los días porque yo tenga todo. Jesús es el canillita que trae el diario a casa o que ofrece su producto a grito pelado cada mañana haga frío calor, de noche o de día. Jesús es el niño aquel que se acercó a la mesa donde comíamos a pedirme lo que sobraba. Jesús es el linyera que duerme en el pórtico del edificio público. Jesús es el chico joven que vi perdido, sin rumbo, sin futuro, sin ideal. Jesús es el niño que vive sus días solo, sin amor de nadie. Jesús es mi amigo cuyos ojos me muestran la tristeza de su alma y de su corazón. Jesús es mi empleado en quien veo lucha y esfuerzo por hacer una sociedad mejor como el Maestro. Jesús es mi jefe que a veces tiene la cara buena de Dios pero que a veces tiene un Cristo roto en su corazón.
Si estamos atentos, Jesús aparecerá en infinitos rostros y podremos ser misericordiosos con esos Cristos como lo seríamos con Él.
Ojalá al final de la jornada Jesús nos diga   : "Feliz de ti, … (pon tu nombre) porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Buena jornada para todos. Que nuestra capacidad de amar nos haga misericordiosos con tantos Jesús que encontraremos hoy en el camino.
Publicar un comentario