viernes, 19 de febrero de 2016

JUSTICIA SUPERIOR Mateo 5,20-26.


Jesús dijo a sus discípulos: 
Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos. 
Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal. 
Pero yo les digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquel que lo insulta, merece ser castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, merece la Gehena de fuego. 
Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, 
deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda. 
Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. 
Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo. (Palabra del Señor)

Cierto día, participábamos en una reunión con jóvenes y conversábamos sobre aquello que había influido en sus vidas para bien y cómo y por qué habían perseverado en su vida de fe. Un muchacho dijo entre otras cosas: yo tengo grabada unas palabras tuyas, Eli (mi esposa) cuando en el colegio nos dijiste: ¡atrévanse a ser diferentes! Eso me impulsó a ser mejor...
Ella, en ese momento era vice rectora del colegio donde iba este muchacho, y se refería a unos “buenos días”: el acto de izamiento de bandera y de palabras reflexivas de primera hora de la mañana. Ese día hace tiempo ya, le tocaba a mi esposa los “buenos días”.
El mensaje era (muy resumido por cierto):
Ante un mundo que los invita a transar con lo mediocre, que los incita a consumir droga, que los llama a la marihuana, a la cocaína, al paco. Ante un mundo que los hace aspirar solo al “cuatro” en las notas, a no estudiar sino solo zafar. Ante un mundo que quiere que sean un número solamente sin identidad personal, ¡ATREVANSE A SER DIFERENTES!...
Ese mensaje tiene mucha relación con lo que Jesús nos dice hoy: abandonen la idea de ser mediocres cristianos que se conforman con el “cumplir” un rito o una postura de buenos.
Abandonen la idea de ser justos a la manera de la ley solamente. Abandonen la idea  de ser minimalista es decir cumplir lo justo y necesario, dar caridad lo justo y necesario, rezar lo justo y necesario…
¡ATREVANSE A SER DIFERENTES!  Y no solo les baste no matar, no robar, sino que seamos diferentes porque amamos, no respondemos agravios, porque perdonamos, porque damos más de lo estrictamente necesario, porque oramos para entrar en sintonía con Papá Dios, porque entregamos la vida, no porque queremos quedar bien sino porque queremos ser diferentes y CRISTIANOS A LA MANERA DE CRISTO y no a moldes pre establecidos que nos dicen qué es ser cristiano y que no.
Cristianos, que si se enteran que alguien está molesto con uno, van y piden perdón, se reconcilian con el hermano ante de hacer pantomimas de paz en las misas. Cristianos que son coherentes en la vida diaria con la vida de los domingos. Cristianos que se alimentan con la eucaristía y eso los transforma siempre en un poquito mejor. Cristianos misericordiosos que viven su vida en clave de amor , pensando en qué bien harán hoy, pensando con amor cada actitud ante la vida, cada acto a enfrentar en la jornada.
Por supuesto que de aquellos 500 alumnos, habrán recibido el mensaje y actuado en consecuencia, diez, veinte, cincuenta, cien… lo mismo con Jesús ¿cuántos cristianos le hacen caso con esto que nos dice hoy ¡SEAN MEJORES, SUPEREN LA MEDIA, NO SE QUEDEN EN EL NO DEBO ¡?  Estoy seguro que vos y yo, tratamos, luchamos por no ser mediocres cristianos  que cumplen y nada más. ¿Será así?
Nos atrevamos a ser diferentes. En ese deseo profundo estará la gracia y la fuerza para lograrlo.

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario