jueves, 7 de abril de 2016

CREER A JESÚS Juan 3,31-36.


El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra pertenece a la tierra y habla de la tierra. El que vino del cielo da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie recibe su testimonio.
El que recibe su testimonio certifica que Dios es veraz.
El que Dios envió dice las palabras de Dios, porque Dios le da el Espíritu sin medida.
El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en sus manos.
El que cree en el Hijo tiene Vida eterna. El que se niega a creer en el Hijo no verá la Vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.(Palabra del Señor)

Palabras dichas por Juan Bautista. Palabras de otro que testimonian a Jesús y que lo expresan delante de los demás. Lo presentaba como la persona que venía, que era necesario que Él (Jesús) crezca y que él (Juan) disminuya. Jesús viene de lo alto, conoce el lugar.

En aquel momento, era necesario creer en que Jesús era realmente el Mesías. Que era el esperado por siglos, que todas las profecías se cumplían en Él. Que de Él hablaron profetas, hombres y mujeres de siglos atrás que lo vienen anunciando.


Hoy, que hasta la historia nos confirma la existencia de un “tal” Jesús, ya no es cuestión de creer en Jesús. hoy, se nos hace necesario creer A Jesús.


Son pocos los que dicen hoy, no creer en Dios, o no creer en Jesús. Muchas veces son ideas distorsionadas, pero se cree en algo o alguien. La diferencia entre nosotros y los que creen en ese Jesús, es que nosotros tratamos de creerle a Él, a su palabra, a su vida, a sus enseñanzas. Y eso tiene sus luchas, tiene su toma de decisiones.


¿Le creemos a Jesús? Entonces ¿por qué sentirnos tristes, sin esperanza si nos ha demostrado una y otra vez su amor y predilección personal?  ¿Por qué no le hacemos caso cuando leemos o escuchamos su Palabra? ¿Por qué dejamos las enseñanzas o lo “cristiano” para cuando estamos rodeados de cristianos que piensan igual que nosotros? ¿Por qué no vamos al mundo a llevar la Buena Nueva de su Palabra? (ese mundo, es el tuyo o el mío).
Creerle a Jesús es conocerlo cada vez más para entenderlo , amarlo y dejarle hacer en nuestra vida. Creer a Jesús es saber que Él está en nuestra barca atribulada por problemas y más problemas , que parece dormir, pero que al momento de ser llamado, apaga el furor de las aguas y el viento para volver a la calma. Creer a Jesús es saberlo sosteniendo nuestros esfuerzos por mejorar en todo, la vida el futuro, el proyecto de vida propio.

Solo será cuestión de crecer en esto de creer A Jesús.


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario