sábado, 16 de abril de 2016

¿DONDE IREMOS? Juan 6,60-69.



Después de oírlo, muchos de sus discípulos decían: "¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?".
Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: "¿Esto los escandaliza?
¿Qué pasará, entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes?
El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida.
Pero hay entre ustedes algunos que no creen". En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar.
Y agregó: "Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede".
Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo.
Jesús preguntó entonces a los Doce: "¿También ustedes quieren irse?".
Simón Pedro le respondió: "Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna.
Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios". (Palabra del Señor)


Y si. Les hablaba de comer su carne y beber su sangre, y de  que el Espíritu era la única manera de dejarse iluminar, pues la letra por si sola no tenía fuerza ni consistencia. Que el cuerpo, la materia pasa, que solo el espíritu permanece y que el espíritu de cada uno forma parte del gran espíritu Santo, que da vida, que es vida. E iba subiendo el volumen y se emocionaba con lo que decía, y les hablaba del alimento para la vida eterna, y les mostraba su plan de eternidad, y… en ese momento se dio cuenta que se estaban yendo uno a uno. Los discípulos se decían mientras él hablaba: ¡es duro este mensaje! Y en vez de quedarse y escuchar hasta el final, en vez de dejarse guiar por el Espíritu, se fueron, no supieron nunca el final, lo dejaron, abandonaron el seguimiento…



Hoy, como entonces, hay quienes se apartan del seguimiento, o lo abandonan, por lo exigente de su doctrina, porque esa doctrina y el seguimiento, COMPROMETE TODA LA VIDA Y TODOS LOS ÁMBITOS DE LA VIDA. parecen duras las Palabras del maestro, entonces por eso, hay que buscar palabras que llenen el oído, que me hablen de auto estima, libros de auto ayuda, filosofías, doctrinas hasta “religiones” que son más laxas, que no exigen tanto. Perdemos dos horas, o más viendo algún espectáculo, o un partido de fútbol. Hacemos una “previa” muy grande cuando algo nos atrapa, sacamos ticket con mucho tiempo de anticipación, esa es nuestra pasión, nuestros sueños… pero no ponemos esa misma pasión para entender, y escuchar a Jesús, su mensaje , un mensaje totalizador que toma cada célula de la vida , que la transforma, que la sana. Estamos mirando el reloj cada liturgia deseando que llegue rápido el final. También nosotros nos vamos, le damos la espalda, estamos pensando en lo que haremos en media hora más que dejándonos guiar por su Espíritu que quiere hablarnos



Por otro lados, sus apóstoles, quizás no tan convencidos de las palabras de Jesús, pero inspirados en el Espíritu, se dejan llevar, quieren ser realizados por Dios, están como arcilla en manos de un alfarero, que no entiende bien para donde va la intención de la inteligencia del artesano para hacer la pieza, pero que se deja moldear… no dijo Pedro: A DONDE IREMOS, SI NO TENEMOS DONDE IR…dijo lo positivo: NOS QUEDAMOS CONTIGO PORQUE SOLO TU TIENES PALABRA DE VIDA ETERNA.
Que así sea nuestra respuesta todos los días. No se trata de estar con Jesús solo porque no tenemos nada que hacer, porque nos aburrimos en casa, porque no tenemos amigos y vamos a buscar, porque justo tenemos tiempo entonces le doy este tiempo a Él (o sea le damos la sobra, el resto)…que siempre sea positiva: estoy con vos, porque tienes vida, porque tus palabras son de paz y de amor, porque cada palabra tuya transforma mi alma, mis sentimientos, me hace feliz. SOLO DEJÁNDONOS GUIAR POR EL ESPÍRITU, lo lograremos.

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario