miércoles, 13 de abril de 2016

LA VOLUNTAD DEL PADRE ES...Juan 6,35-40.



Jesús dijo a la gente: "Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed.
Pero ya les he dicho: ustedes me han visto y sin embargo no creen.
Todo lo que me da el Padre viene a mí, y al que venga a mí yo no lo rechazaré,
porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió.
La voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me dio, sino que lo resucite en el último día.
Esta es la voluntad de mi Padre: que el que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y que yo lo resucite en el último día". (Palabra del Señor)


Lo dijo alguna vez, Guy Kawasaki, cambiando un discurso que  había preparado tiempo atrás, conmovido aun por la muerte de Steve Jobs. El día posterior a la muerte de Jobs, Kawasaki, uno de los que trabajó con Él, se refirió a las 12 reglas, que Jobs creía, eran básicas y fundamentales para un líder que se precie de ello. La doce, es esa famosa que dice:


Algunas cosas tienen que ser creídas para ser vistas  



Alguien de estos poetas callejeros, las pintó en un muro y de ese muro, saltó a la gran ventana y se viralizó por cuanta red social le haya prestado su plafón.

A la gente  de su tiempo, Jesús le reprocha el hecho de haber visto : los milagros, la multiplicación de panes y pescados, la cura milagrosa de paralíticos, sordos, mudos ciegos, hasta la resurrección de un muerto y sin embargo NO CREYERON:  ustedes me han visto y sin embargo no creen.


Algún día,  a santo Tomás, que en un principio no creyó el testimonio de sus hermanos, le reprochó: ahora has visto por eso crees…DICHOSOS LOS QUE CREAN SIN HABER VISTO.



Hoy esa frase de grandes emprendedores, nos ayuda a creer para ver. Si, al revés de lo que dice el mundo que siempre nos dice: hay que ver para creer ¿eh?, no creas en eso de santos, espíritus, Dios…hay que ver para creer… hoy la enseñanza es creer para ver: si visualizas tu futuro, lo verás, si crees en que apruebas un examen, verás la buena nota, si crees en un diseño o proyecto, lo ves aunque nadie más logre visualizarlo, si crees en una solución, ves la solución.


Si CREES EN JESÚS, lo ves, seguro que lo ves. Lo ves en la Eucaristía, en el sagrario que espera por horas tu visita. Lo vez en su Palabra y sentís que te habla en lo personal, a vos, a nadie más.


Pero también lo ves en el hermano, que pasa a tu lado, porque ese rostro distinto en cada uno, te manifiesta el rostro de Jesús, a veces alegre, a veces triste, a veces sano, a veces dolorido o maltrecho.

Esta es la voluntad de mi Padre : Que el que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y que yo lo resucite en el último día". Hoy para nosotros, habitantes de este tiempo y lugar, el desafío es creer para ver. En eso consiste nuestra salvación, pues creyendo, hacemos las obras que necesitamos para ejecutar el diseño, pues creyendo hacemos en los hermanos, lo que haríamos a nuestro buen Jesús: servirle, amarlo, ayudarlo, enseñarle, estar con Él



Algunas cosas tienen que ser creídas para ser vistas  . Buena Jornada para todos.
Publicar un comentario