jueves, 28 de abril de 2016

PERMANECER EN SU AMOR Juan 15,9-11.


Jesús dijo a sus discípulos:
«Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.
Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.» (Palabra del Señor)




Ayer la parábola de la vid y los sarmientos, nos decía que si no permanecíamos unidos a Él, no serviríamos para dar frutos, pues, secos, sin vida, sin energía vital circulando, nos convertíamos en elementos de descarte, como cualquier rama separada del tronco.

 Hoy Jesús nos dice algo más: permanecer, pero no de cualquier modo, permanecer en su amor.

Entonces me pregunto: ¿qué es permanecer en el amor de Jesús?... ¿vos podés responder?

Entonces pienso en ese sarmiento que estaba unido, pero por compromiso, por inercia, por obligación, porque “si no lo hago quedo fuera”.

Pienso en tantos que viven en casas, cómodas, limpias lujosas quizás, pero no permanecen ahí, porque no los une lazos de amor, están por compromiso, porque no hay donde ir, porque debe aguantar, pero la relación con sus pares y padres no es el amor, es una casa, no un hogar.

Pienso en tantos lugares de trabajo donde se permanece pero no se comparte nada porque no están unidos por ningún lazo profundo y misterioso que es el amor, entendido como servicio.

Pienso en tantos que permanecen, pero no están unidos por ningún lazos de amor con nada ni con nadie, llámense alumnos, docentes, empleados.

Pienso en tantos de Iglesia que permanecen, pero no están unidos por el amor. No hay un compromiso con el otro, con su vida, se hacen las cosas por obligación, por mandato, por no decir que no… no hay ningún hilo  que enlaza la vida de las personas. Participan en celebraciones eucarísticas, en reuniones, en asambleas…pero el corazón está lejos, muy lejos.

Quizás pensando en los que permanecen nomas sin involucrarse (ojalá que no seamos nosotros), nos ayuda a darnos cuenta  qué es permanecer en su amor.

No solo es “estar”…

Es estar desde y con el corazón, con toda el alma y sus sentimientos, con todo el espíritu que se une al suyo y ama, mira, sonríe, camina, habla como Él en esta tierra, en el aquí y el ahora.

Cumpliendo sus mandamientos, dice, resumidos en el amor, como Él lo hizo, hasta dar todo… así permaneceremos de buena forma y según su Palabra.



Buena jornada para todos. Pensemos si solo permanecemos, o permanecemos en el amor
Publicar un comentario