viernes, 10 de junio de 2016

SI TU OJO...SI TU MANO... Mateo 5,27-32.


Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio.
Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.
Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.
Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.
También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio.
Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio. (Palabra del Señor)



Ayer era el “no matar”, hoy el “no cometer adulterio”. No se trata solo del acto sino de todo aquello que lleva, conduce al error, se trata de inclinaciones no resueltas, de pensamientos nocivos, de deseos alimentado insistemente por lo visual o lo auditivo.
 Las redes sociales, internet en general, son herramientas de enorme potencia para el conocimiento y la comunicación, pero también, es un vehículo al alcance de todos en cualquier rincón, en cualquier espacio público, para meterse en el popular y barato mundo de la pornografía que tanto mal hace para la dignidad de hombres y mujeres, para el pensamiento crítico, para la voluntad, para el concepto de varón mujer como imagen y semejanza de Dios , como templos del Espíritu Santo, tanto del actor como del que mira y se regocija con estas imágenes.


Entonces toma un sentido actual eso de “si tu pie”, “si tu mano”… porque estamos rodeado de tentaciones que pretenden que caigamos en infidelidades al amor de nuestras vidas, y en definitiva, a Dios.



 ¿Dejaré de ver tanto lo que no me hace bien? ¿Dejaré de concurrir a ciertos lugares? ¿ Dejaré de hablar de la manera que lo hago?  Cada uno lo sabe. Muchos de nosotros quizás rezamos todos los días el Padre Nuestro y ahí decimos: Señor no nos dejes caer en la tentación… y capaz que estamos luchando poco para no caer, o buscamos la tentación… y aún, aunque las cosas nunca están bien del todo, a veces hay que pensar en salir de ámbitos de trabajo, que no solo en este aspecto nos hacen mal, sino que nos quitan paz, que no ayudan a  nuestra vida de espíritu, que alimentan la desesperanza, que quitan serenidad.

Dice el evangelio que es como un tesoro escondido que uno vende todo lo que tiene para comprar el campo donde está el tesoro… entonces habrá que ver cuál es mi tesoro, si el trabajo o la familia, si las actividades con mi grupo de amigos o mi familia… allí donde esté tu tesoro, ahí estará tu corazón. Entonces la pregunta es ¿vendo todo para quedarme con ese campo?

En esto no hay dos morales. Es igual para varones y mujeres. No se puede cometer adulterio contra el amor. En actos y en actitudes… para eso hay que hacer mucha gimnasia, y depende de lo que uno quiere en la vida, y donde, repito pone su corazón, o sea donde esté el tesoro. En esto, y son las palabras del Señor: ¡cortalo! ¡arrancalo!, debemos estar atentos, vigilantes pues el peligro está a la vuelta de la esquina.
 
Ahora, el camino de cada uno está lleno de matices, situaciones, dificultades y cada uno sabe por las que pasa. En todo ,está la misericordia de Dios, que no excomulga, que tiene una mirada mucho más compasiva que, a veces, nuestra moral humana. «Hay que evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las diversas situaciones, y hay que estar atentos al modo en que las personas viven y sufren a causa de su condición» dice el Papa Francisco refiriendo a la consulta hecha a las familias del mundo.

Oración, perseverancia de la vida de gracia, purificar eso del tesoro escondido y encontrado, buena tarea para el día de hoy.


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario