lunes, 18 de julio de 2016

JONAS Y LA REINA DEL SUR Mateo 12,38-42.



Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: "Maestro, queremos que nos hagas ver un signo".
El les respondió: "Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás.
Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del pez, así estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra tres días y tres noches.
El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien que es más que Jonás.
El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra esta generación y la condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien que es más que Salomón." (Palabra del Señor)


Malvada y adultera…suenan fuerte las palabras del Señor. Malvada, es decir que obra con maldad o que hace daño con sus acciones, sentimientos o instintos de manera voluntaria. Perversa, que lo hace conscientemente y disfruta de ello. Hombres y mujeres que corrompen las costumbres, el orden natural. Hipócritas a quien la gente les cree por su investidura o por lo que son, y terminan engañando a todos. Y también adúlteros, es decir que teniendo un compromiso (con Dios , que les ha dado tanto) son infieles a ese amor. Ojalá no estemos entre estos  ni en las acciones ni en las intenciones que no se ven, ni en los hechos ni en la forma de pensar, con piel de lobos o con pieles de corderos ocultando el lobo dentro.

Les podría haber dicho: hombres de poca fe, les he dado muchos signos ya, ¿por qué no creen?... sin embargo comenzó así, sabiendo bien de sus intenciones. Es que para quien no quiere creer, ninguna señal es suficiente. Y esto es para quienes se llaman ateos, como para nosotros que muchas veces ponemos pruebas a Dios: “mándame una flaco”, dicen algunos que creen que Dios es un Banco o un cajero automático, cuando ese Dios maravilloso nos llena de buenas noticias que llegan a mi correo personal, a mi vida a mi corazón y que muchas veces por estar metidos en la maldad del mundo, en la perversión de las costumbres, modas, medios de comunicación, por estar metidos en este mundo agnóstico que cree solo en lo que ve y en lo que puede tener  dominado, nos alejamos de la fe, de la creencia, del Dios que no vemos pero que sin embargo se manifiesta todos los días.

Y así como esos israelitas tenían claro lo de Jonás y la reina del Sur, nosotros, hoy tenemos claro cuál fue nuestro Jonás que estuvo tres días en el seno de la tierra para salir triunfante. Si Cristo no hubiese resucitado, vana sería nuestra fe (1ª corintios 15:14) dirá san Pablo tiempo después. Si Cristo no hubiese resucitado, nuestra fe ya hubiese muerto hace tiempo y Jesús hubiese pasado a ser un ilustre personaje de nuestra humanidad…sin embargo tantos años ya, una forma de saber que esto es cierto , que es verdad, que no hay, no hubo ni habrá engaño. Entonces nosotros somos, hoy y aquí,  signos de Dios, signos de Jesús, signos de Cristo resucitado, vivo y presente en la humanidad.
Que nuestro día sea una sonrisa para los demás, que donde haya tristezas pongamos alegría, que donde haya odio pongamos amor, que donde haya desesperanza, pongamos esperanza, donde haya error pongamos verdad, donde haya duda pongamos fe, donde haya tinieblas pongamos luz, donde haya ofensas, pongamos perdón. Tan simple (a veces tan difícil porque a nosotros también nos duele muchas veces el alma), pero tan efectiva manera de ser signos de Jesús resucitado.


Buena jornada para todos. Somos signos del Amor de Jesús.
Publicar un comentario