jueves, 14 de julio de 2016

YUGO SUAVE Y CARGA LIVIANA Mateo 11,28-30.

Jesús tomó la palabra y dijo: 
"Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.
Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio.
Porque mi yugo es suave y mi carga liviana." (Palabra del Señor)


El yugo es el elemento de madera que colocado en el cuello de los bueyes hace que el esfuerzo sea compartido y los dos van tirando mejor con más fuerza, entonces lo que era para uno es más liviano para dos, y la carga a llevar por uno es más liviana para los dos.



Hoy Jesús, hace como papá y mamá, cuando éramos chicos, y nos estiraban los brazos para que corramos a ellos y nos refugiemos en ellos. Hoy Jesús, no nos dice: si quieren, vengan… hoy nos dice: vengan a mí los que está afligidos y agobiados

afligidos por tantas razones, por enfermedad, por el
estudio que debo realizarme que determinará si mi enfermedad es sería o no tanto, por los problemas económicos de que todo aumenta y que temo no cumplir con todo y quedar en deuda, que el dinero no alcanza, que perdí el trabajo, que no consigo trabajo, que debo rendir una materia difícil que me complica todo el año si la pierdo, que he sido traicionado por mi amigo, por mi amiga, que he fracasado en el amor, que parece todo me va mal, que me siento solo…porque tengo tanto para hacer en el día, ya sean  las tareas en la casa como  conseguir trabajo y dinero para la familia, para los empleados…
La vida es una lucha y  esa lucha nos agobia, el cuerpo lo siente, la cabeza lo siente, que los hijos, que el trabajo, que el estudio, que no queda tiempo para lo cultural o lo del alma, menos para el deporte.  Millones de recetas de ansiolíticos, miorelajantes. Hasta los jóvenes están consumiendo estos remedios porque se ha perdido la capacidad de resistencia a la frustración.

Hoy se nos ofrece el mejor de todos los calmantes, que tenemos la dicha de entenderlo nosotros. Quizás no todos lo entiendan y piensen que el cristianismo es un dormidero de conciencia un  opio de los pueblos… pero la Palabra de Jesús está VENGAN A MI LOS QUE ESTAN AFLIGIDOS Y AGOBIADOS, YO LOS ALIVIARÉ… y más aún nos dice que se pone el yugo con nosotros para que nuestra vida sea más fácil dentro de lo complicada que por días resulta. Vamos con Él, en la calle, en la oficina, en el vehículo, en el deporte. Vamos con él a una entrevista laboral, a rendir un examen. Vamos con Él a nuestra primera cita de enamorados, vamos con Él, formando la familia, con Él educando a los hijos,  con él a pagar las cuotas que debo,  con Él a tratar de evangelizar y cambiar el corazón de las personas….

Vamos con él. ¿el pecha? , yo también, ¿yo cargo el peso?, el me libera más de la mitad… tenemos un gran Dios que se pone al lado nuestro y vive con nosotros latiendo, viviendo, transpirando, luchando.
No sé si como dice Mario Benedetti, esto lo puede afirmar cada uno de nosotros o es algo que afirma, dice y proclama el mismo Jesús:
Si te quiero es porque sos 

mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos.

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario