miércoles, 10 de agosto de 2016

SAN LORENZO...SEMILLA QUE CAE Y DESAPARECE Juan 12,24-26.


Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. 
El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna. 
El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre. (Palabra de Dios)

Sé como el grano de trigo
que cae en tierra y desaparece,
y aunque te duela la muerte de hoy,
mira la espiga que crece
…. Dice la canción…

Cae en tierra y desaparece cada vez que  te sacrificas por algo, y luego, con el tiempo , ves los frutos… cae en tierra y desaparece cuando te quedas noches en vela cuidando un enfermo y luego esa persona se sana o vos mismo te llenas de luz… cae en tierra y desaparece, cada vez que dejamos de comer algo con tal de bajar de peso, o lo que es más noble aún, lo damos a otros, nos quedamos con hambre, con tal que alguien tenga un plato de comida…cae en tierra y desaparece cada vez que , cuando tus amigos se van de fiesta, te quedas estudiando y estudiando para rendir esa materia que necesitas para continuar y recibirte… cae en tierra y desaparece, cuando te sacrificas por algo, cuando dejas de hacer algo que te gusta, para poder pagar el colegio o la facultad de tu hijo, o para poder llegar a ese bien que tanto anhelas…
Cae en tierra y desaparece cuando das tu vida, no solo tus cosas y bienes, tu vida, postergas lo tuyo, para que otros tengan vida y sean felices… cae en tierra y desaparece cuando con sacrificio y voluntad, abandonas la arrogancia, la vanidad, el libertinaje y haces que tu vida tenga sentido, cuando te dedicas a honrar la vida que no es lo mismo que transcurrir en ella.
La semilla, que quiere seguir siendo semilla, que le tiene miedo a la humedad, que tiene miedo de desaparecer como grano, seguirá ocupando lugares en una mesa, esa que se preparan con variedad de semillas ¡DE ADORNO!, o una botella, o un cuadro… adornitos, pero no serán lo que en esencia están llamados a ser ¡”morir” para dar vida!
Si, como cristiano, no estamos dispuestos a “caer en tierra y desaparecer”, difícilmente demos frutos , si no estamos dispuestos a potenciar todos esos dones que Dios nos dio, aunque ello signifique sacrificio, tiempo, mucho esfuerzo, postergar anhelos personales, si no estamos dispuestos a poner nuestros talentos en bien de los demás, si no estamos dispuestos a jugarnos por los otros, por ser más justos, por ser más equitativos, por dar , o mejor darnos, en hacer el bien, seremos unos lindos adornitos, pero poco eficaces, no dejaremos ser a nuestra esencia.
Hoy , celebramos a san Lorenzo, mártir, que dio la vida por sus convicciones y por defender lo que es de Dios. Era encargado de atender las necesidades de los pobres en la Iglesia en Roma. Cuando el alcalde de la ciudad le dijo que se llevaría todos los bienes de la Iglesia, él junto todos los “bienes” y le dijo: ya esta, pueden pasar a buscarlos…eran los pobres, enfermos, y lisiados a quienes atendía: estos son la autentica riqueza de la Iglesia, dijo… fue condenado a muerte y ¡qué muerte! Quemándose sobre una parrilla… fue grano de trigo, que regó con su sangre nuestra tierra y los primeros años de la Iglesia. Por él, también nosotros somos lo que somos. Por personas como él, creció el cristianismo. Fue semilla que dio muchos frutos…

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario