viernes, 9 de diciembre de 2016

CONTRERAS EN TODO Mateo 11,16-19.




¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros:
'¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!'.
Porque llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: '¡Ha perdido la cabeza!'.
Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: 'Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores'. Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras". (Palabra del Señor)


Como niños antojadizos, a los que no les viene bien nada ni nadie. Si van a la plaza, quisieran estar en los juegos inflables del shoping, si están en el shoping, quisieran estar con sus amiguitos…generaciones a veces educadas sin tolerancia a la frustración, a los que se da todos los gustos con tal que no renieguen, ni lloren, ni cuestionen, ni pidan cariño que el tiempo o la circunstancias, impiden dar. Menos por supuesto, límites… pero son ejemplo hoy de lo que nos puede pasar a nosotros cuando siempre estamos en la contra, cuando renegamos por todo , para todo, y de todos, cuando nos quejamos del frío, y cuando está caluroso, nos quejamos del calor.


Hay algunas personas que, parecen, lo hacen por gusto, porque no tienen otra forma de ser o no quieren cambiar a pesar de que hasta los amigos se alejan de ellos. Compiten siempre en  hacer la contra, pulseadas por ver quién gana.

Otros, hasta cuando decimos: “nos costó bastante hacerlo”, dicen: ¿por qué? Si era fácil. O “me costó entender lo que dice este autor” ¿en serio?, para mí es un cuento infantil…siempre parecen que disfrutan haciéndonos sentir mal, en un comportamiento medio sádico.


Parece que Jesús notaba eso, y lo seguiría notando hoy porque hay muchos en nuestra sociedad (esperemos no ser ni vos ni yo), que siempre llevan la contra. Que si el Papa dice esto, no lo tendría que haber dicho,  …pero si no lo dice: tendría que haber dicho esto… que si la Iglesia se mete a trabajar en lo social: la iglesia debe estar alejado de estas cosas… pero si no lo hace: la Iglesia debería ponerse más en la piel de los pobres… a veces nada nos conforma, nada nos convence y, quizás por nuestro poco compromiso, es más fácil hablar, criticar, señalar con el dedo, que meterse, ayudar, comprometerse, entrar al fango para salvar a los que están mal.


Y Jesús se queja por la falta de coherencia de parte de la gente. Inventan siempre algún pretexto para no aceptar el mensaje de Dios. es sumamente fácil encontrar argumentos para rechazar a Dios: que si la edad que hay que vivirla , que si la falta de tiempos, que si los hijos, que si no estamos bien en pareja, que si son cosas para viejos, excusas, pretextos, y se sigue rechazando el mensaje, a Dios, a su Palabra.


Dios viene, Jesús llega. Qué bueno sería que muchos que rechazan a Dios, que preparan una navidad sin Jesús, puedan leer este evangelio  para volver aunque sea en lo mínimo el rostro hacia la verdadera navidad. Qué bueno sería que todos nos replanteemos esos pretextos que siempre tenemos, esas veces que estamos en la contra sin saber bien porque, que podamos serenar el corazón y dejar que Jesús venga a nacer en él, y en la familia.


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario en la entrada