sábado, 10 de diciembre de 2016

ELIAS YA VINO Mateo 17,10-13.



Al bajar del monte, los discípulos preguntaron a Jesús: "¿Por qué dicen los escribas que primero debe venir Elías?".
El respondió: "Sí, Elías debe venir a poner en orden todas las cosas;
pero les aseguro que Elías ya ha venido, y no lo han reconocido, sino que hicieron con él lo que quisieron. Y también harán padecer al Hijo del hombre".
Los discípulos comprendieron entonces que Jesús se refería a Juan el Bautista. (Palabra del Señor)

Bajaban de la montaña donde fue la transfiguración. Estaban en éxtasis después de ver lo  que vieron y escuchar lo que escucharon. La pregunta de los discípulos: "¿Por qué dicen los escribas que primero debe venir Elías?".
Es que había una enseñanza que decía que Elías debía venir antes del Mesías, y el Mesías estaba ahí con ellos.

El profeta Malaquías decía: “Les voy a mandar al profeta Elías antes que llegue el día de Yahvé, que será grande y temible. El reconciliará a los padres con los hijos y a éstos con sus padres, para que cuando yo llegue no tenga que maldecir a este país.” (Ml 3,23-24)..

 Entonces, primero, creyeron que Jesús es el mesías que debía venir. Y segundo, si el mesías ya estaba aquí, ¿Qué pasó con Elías?

Jesús les contesta:
Sí, Elías debe venir a poner en orden todas las cosas;
pero les aseguro que Elías ya ha venido, y no lo han reconocido, sino que hicieron con él lo que quisieron.
Entonces Elías, no era una persona llamada Elías sino una misión que había venido a cumplir Juan Bautista y no le llevaron el apunte, no le hicieron caso, lo trataron mal, y no logró en todo su cometido.


Era difícil la situación familiar. La dominación romana desintegraba  el clan y la convivencia. Había necesidad de reconstruir comunidades en base a las familias… era una esperanza muy grande entre las gentes.

Jesús vino a lo mismo. A reconstruir lo roto, a integrar de nuevo lo desintegrado, a dar paz al corazón destruido, a sanar heridas y reconciliar a padres con hijos, a hijos con hermanos y padres, a darle a las familias, valores y sustentos  más valederos. Había dado el ejemplo del hombre que construye su casa sobre arena y el que construye su casa sobre roca. La casa es para la familia, para albergar a los que se aman, y la casa entonces deja de ser un lugar cerrado de paredes, ventanas y puertas para transformarse en HOGAR que es mucho más que una casa bonita y sustentable.

Y eso tampoco les convenía a las autoridades. Familias unidas, integradas, en paz, molestan parece. Es más fácil tener chicos educados en la calle a la buena de Dios, padres que deben salir temprano y volver tarde y poco saben de la vida de sus hijos, y tantas luces y sombras de nuestras familias que a poco de pensar, se nos vienen a la cabeza porque cada uno viene de una familia. Es mejor tener personas que no tengan valores , que no piensen , que sean fáciles de llevar de aquí para allá, es más beneficioso para el sistema, para los votos, para los que conducen tener gente sin educación, sin formación, sin criterio que no razonen a los que se puede conducir con mucha facilidad, personas a las que se sacan de la protección del hogar, de los valores del hogar…

Jesús, el nuevo ELIAS, viene también estos días con esa misión. ¿Qué necesita reconstruir? ¿ qué corazón necesita tocar comenzando por el nuestro? ¿Dónde debe poner su mano amorosa y protectora?. Dejarlo hacer, significa pedirle con fe que reconstruya vidas y corazones. Y ese deseo es mucho más que una carta pidiendo algo, es mucho mejor que tantas compras de fin de año aprovechando descuentos imposibles o infinidad de cuotas pequeñas, es mucho más que tantas comilonas y bebidas hasta quedar llenos … es un pedido que reconstruye vidas, familias, que trae felicidad y para eso no hay precio.
"Y también harán padecer al Hijo del hombre", les dice Jesús al último. Por favor, que no seamos nosotros los que entendemos esto de la navidad de Jesús, los que lo saquemos también de nuestras mesas, de nuestros hogares de nuestras familias.

Buena jornada para todos. Jesús viene  y pronto ya 
Publicar un comentario en la entrada